¿Cómo Puede Ser Justo Matar Niños Cananeos?

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeFacebooktwittergoogle_plusrssyoutube

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

¿Cómo puede ser justo matar niños cananeos?

Por Dr. Clay Jones. Universidad de Biola

En un escrito anterior vimos que la niñez cananea estaba colmada de terror y sufrimiento. ¿Cómo no era eso de esperarse si tus amiguitos y hermanos murieron quemados en los brazos del dios Moloc, los miembros de la familia los violaron y los animales eran llevados a casa para entretenerse con ellos sexualmente? Luego, en mi último escrito sobre los cananeos, vimos por qué Israel no podía adoptar a estos niños sin que los mismos israelitas se corrompieran.

En este escrito, respondemos a la última pregunta específicamente con respecto a los niños cananeos: ¿cómo podría, en algún sentido, ser justo que Dios ordenase su muerte? Hay varias cosas que decir sobre esto.

Primero, no siempre es incorrecto eliminar a uno o más inocentes. Por supuesto, eso parece contrario a la intuición, pero Paul Copan y Matthew Flannagan en su libro “¿Ordenó Dios realmente genocidio?” Brindan una ilustración oportuna:

Considera el siguiente ejemplo. Cuatro aviones civiles han sido secuestrados por terroristas. Los terroristas están usando estos aviones como armas contra una población civil. Dos aviones han sido estrellados contra altos rascacielos, destruyendo ambos edificios y matando a miles de hombres, mujeres y niños. Un tercero se estrelló en un estadio de la universidad durante un evento deportivo, matando de nuevo a miles de personas. El avión final todavía está en el aire y en tránsito hacia un cuarto objetivo civil. Los aviones caza F-16 han interceptado el avión y le han ordenado que se desvíe de su rumbo. Los terroristas que han secuestrado el avión se niegan a obedecer. ¿Es justificable que el presidente de los Estados Unidos ordene que el avión civil sea derribado?

Copán y Flannagan continúan señalando que la mayoría de la gente responderá afirmativamente y lo hará “a pesar de saber que derribar a un avión civil sin duda implica matar a hombres, mujeres y niños inocentes que están en el avión”. 1 Por supuesto, todos estarán terriblemente perturbados por la pérdida de vidas humanas inocentes, pero dudo que muchos, si acaso, se atreverían a decir que derribar el avión es inmoral.

Segundo, si Dios sabe que estos niños crecerían corruptos y listos para corromper (y Él podría saber eso), entonces Dios no hace nada malo en quitarles la vida antes de que tengan la oportunidad de causar un daño grave.

Tercero, todos los cristianos están de acuerdo en que esta vida no es todo lo que hay, y hay una razón bíblica para creer que los niños cananeos fueron transferidos a un lugar mejor: el Cielo. Aunque los cristianos difieren acerca de si todos los niños van al cielo, muchos cristianos, incluidos muchos apologistas como Norman Geisler, William Lane Craig y Greg Koukl, han argumentado que todos los que mueren antes de la edad de responsabilidad (ver Deuteronomio 1:39) serán salvos. 2 Ellos basan esto en versículos como Lucas 18: 16-17, donde Jesús dijo:

“Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el reino de Dios. En verdad os digo: el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él.”(Lucas 18: 16-17).

Como afirma el teólogo Millard Erickson :

“¿Podría ser que Jesús estuviese usando como ejemplo de cierta calidad objetiva a individuos que en realidad no presentaban tal cualidad? Eso parecería extraño de hecho. Por lo tanto, si Jesús afirmó que aquellos que entrarían en el reino debían ser como estos niños, entonces parece estar afirmando, como premisa en su argumento, que estos niños ya pertenecían al reino”.3

En cuanto a los bebés, Christopher W. Morgan y Robert A. Peterson señalan:

“Aunque sus motivos pueden diferir según otros compromisos teológicos, y aunque algunas de sus razones son mejores que otras, los evangélicos en general coinciden en que [los bebés fallecidos] estarán en el cielo.” 4

Es cierto que ninguna Escritura garantiza inequívocamente que los niños serán salvos, pero si lo son, Dios tendría una buena razón para no dejarlo inequívocamente claro, porque entonces el aborto y el infanticidio garantizarían la salvación de un niño. ¡Imagina los abusos que ocurrirían a partir de ese conocimiento! En cualquier caso, podemos descansar en el amor y la misericordia de Dios con respecto a su destino.

Pero, como he preguntado antes, ¿deberíamos tomarnos en serio la defensa del escéptico en cuanto a los niños cananeos? Después de todo, la queja del ateo promedio suena muy hueca, ya que generalmente están a la vanguardia de la defensa del aborto y del derecho de la mujer a participar en la promiscuidad–estilo cananeo–y luego a succionar, raspar o desmembrar a muerte a su bebé nonato en cualquier momento y por cualquier razón que resulte del producto de su promiscuidad? Y algunos ateos, como el especialista en ética de Princeton Peter Singer, incluso piensan que el infanticidio a veces se justifica. Él ha “admitido” que “la posición que he tomado sobre el aborto también justifica el infanticidio”. 5 Por supuesto, esta es una de las pocas veces en que el movimiento pro-vida pensará que Singer ha hablado con total claridad y conduce naturalmente a su conclusión de que “matar a un bebé discapacitado” es algo que “muy a menudo no está mal”. 6 Sin embargo, para Singer el niño ni siquiera tiene que estar discapacitado porque “la injusticia intrínseca de matar al feto tardío y la injusticia intrínseca de matar al bebé recién nacido no son nada distintas”.

Para Singer esto no justifica “matar bebés aleatoriamente” porque el “infanticidio legítimo” solo se puede equiparar con el aborto cuando los más cercanos al niño no quieren que viva”.7  Estoy seguro de que los cananeos aplaudirían a Singer como alma gemela.

Sólo Dios como Creador tiene el derecho de determinar cuándo cada uno vivirá y morirá. (Job 1: 20-21).

  1. Paul Copan and Matthew Flannagan, Did God Really Command Genocide: Coming to Terms with the Justice of God (Grand Rapids, Baker, 2014), 199.
  2. Ver Norman Geisler, “What about Those Who Die Before the Age of Accountability?” The John Ankerberg Show, 2003. https://www.youtube.com/watch?v=hFEUUUgN9tA&list=PLhZsAfleY-EY03_t8elVPxY_FV09Hb-wi&index=6; William Lane Craig, “Q & A with William Lane Craig #23—Middle Knowledge,” Reasonable Faith, Sept 24, 2007, http://www.reasonablefaith.org/middle-knowledge; Greg Koukl, “The Canaanites: Genocide or Judgment?” Solid Ground, January/February 2013, 8; Ronald H. Nash, When a Baby Dies (Grand Rapids: Zondervan, 1999).
  3. Millard Erickson, How Shall They Be Saved? The Destiny of Those Who Do Not Hear of Jesus (Grand Rapids: Baker, 1996), 238.
  4. Christopher W. Morgan and Robert A. Peterson, Faith Comes by Hearing: A Response to Inclusivism (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2008), 243–44.
  5. Peter Singer, Practical Ethics, 2nd ed. (Cambridge, UK: Cambridge University, 1993), 173.
  6. Singer, Practical Ethics, 191.
  7. Ibid., 175.

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeFacebooktwittergoogle_plusrssyoutube

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: