¿El Cristianismo se Inventó en el año 303?

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeFacebooktwittergoogle_plusrssyoutube

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Hay veces que da vergüenza responder a algunos de los argumentos de los amigos ateos por lo malos que son. Otras veces uno se sorprende que alguien haya dedicado un libro a un mal argumento. Pero pocas son las veces en que el argumento es malo, vergonzoso, y se le dedica un libro completo. En estos casos, uno como apologista cristiano puede dejar que los mismos ateos y agnósticos destruyan tal argumento.

Este es el caso del Señor Fernando Conde Torrens.

La tesis del Sr Conde es la siguiente:

“El Cristianismo, es una religión falsa, inventada en el siglo IV, no en el siglo I. Con un supuesto fundador, Jesús de Nazaret, inexistente”.

Alguien que niega la existencia de Jesús de Nazaret se conoce en círculos populares es incluso académicos como “mitista”. Cabe mencionar que los académicos e historiadores serios rara vez se dedican a refutar a los mitistas porque esta creencia de que Jesús no existió es absolutamente ridícula. Por esto mismo pocos se toman la molestia de refutar libros como el de Conde. El señor ha escrito lo que parece ser un libro de más de 600 páginas tratando de demostrar una tesis inmensamente ridícula.

La razón por la que los académicos serios no creen que Jesús sea un mito inexistente es porque, al aplicar métodos de historiografía que se utilizan en cualquier escrito antiguo, las fuentes revelan la existencia de Jesús de forma prácticamente irrefutable. Estas fuentes son muy anteriores al siglo IV. En el mundo académico que incluye a creyentes, agnósticos y ateos, el debate NO ES si Jesús existió del todo. El debate es si el Jesús de la Historia y el Cristo de la fe son la misma persona

¿Cuántas fuentes de Jesús existen y qué tan antiguas son? Puede dar un vistazo aquí para ver que tenemos más de 30 fuentes históricas de Jesús que datan de entre el año 30 y el año 180 DC. Para darnos una idea de la cantidad de evidencia que tenemos, permítame citar al eminente historiador Paul Maier (Catedrático de la Universidad de Michigan entre 1958 y 2011):

“Muchos hechos de la antigüedad se apoyan en una fuente histórica. Dos o tres fuentes vuelven el hecho intachable.”

Con más de 30 fuentes en los primeros 150 años de la muerte de Jesús, es risible postular que no existió.

De hecho, para responder a la tesis del Sr. Conde, me voy a limitar a citar a otro no-creyente. En este caso, alguien que se auto-identifica como “escéptico, racionalista y agnóstico”. El Dr. Antonio Piñero de la Universidad Complutense de Madrid. Cabe mencionar que no concuerdo en muchas cosas con el Dr. Piñero, pero este hombre es un catedrático de buena fuente con credenciales impecables en su área y yo lo tomo muy en serio. En este caso, creo que el Dr. Piñero está en lo cierto en su crítica. Esto es lo que él escribe en su blog personal directamente al Señor Conde:

¿Se inventó el cristianismo en el año 303? 18 de agosto de 2016. Preguntas y respuestas.

Escribe Antonio Piñero

Pregunta:

A propósito del artículo: “Eterna (y ya aburrida cuestión) sobre la existencia histórica de

Sr. Piñero, es Vd. el que demuestra atrevimiento y osadía calificando de “palabras necias” y de “graves tonterías” algo que ni siquiera ha tenido el valor de leer. Si ha leído mi libro, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, dígame en qué página del mismo digo “necedades y tonterías”, como ha afirmado Vd. textualmente. Y si NO lo ha leído, reconozca en este mismo medio que no lo ha leído y que hablaba por hablar.

Atentamente, Fernando Conde.

RESPUESTA [de Antonio Piñero]:

No he leído el libro del Señor Don Fernando Conde Torrens. Lo reconozco. Pero “no hablo por hablar”, sino fundado en razones serias que forman un consenso científico. Y no lo he leído al igual que no he leído muchos otros. En el ámbito universitario se cae enseguida en la cuenta de que por mucho que se estudie, nunca se llegará a saber todo lo que sería necesario para poder llegar a comprender a fondo la disciplina a la que te dedicas.

Pero los títulos y las tesis generales de un libro, resumidas en proposiciones inteligibles, bastan y sobran para saber que un libro está fuera de la órbita de una disciplina científica. En el caso de la historia antigua, sabemos que tenemos pocos datos para reconstruir el rompecabezas de una obra, un personaje o una época. Pero tenemos datos y esos hay que saber combinarlos para lograr algo probable.

No conocemos totalmente, sino que conjeturamos.

El cristianismo y el Nuevo Testamento, todo él escrito en griego, entra dentro del ámbito de la filología griega y de la historia de Israel y del Imperio grecorromano del siglo I. Y conocemos bastante del siglo I, pero no lo suficiente. Es como un rompecabezas de 1.000 piezas de los que la tradición nos ha transmitido cien o unas pocas más. Y con esas cien, tenemos que hacer hipótesis razonables. Cuanto más datos explique una hipótesis, mejor es. Y hay otras hipótesis que por el consenso entre los investigadores se ve que no son razonables y sobre todo que no explican lo que sabemos con cierta seguridad. En una palabra que explican lo que ya es oscuro en si por lo más oscuro y además hipotético.

Y este es el caso de del título del Sr. Conde Torrens: “Año 303. Inventan el

Cristianismo”. Inventar el cristianismo es absolutamente imposible ya que tardó, por lo menos unos 420 años en constituirse. Y si se ha leído el Nuevo Testamento en griego se caerá en la cuenta que es absolutamente imposible que sea un producto del 303. Entonces, un libro que defiende una hipótesis como esa es un libro que no merece la pena leerse. Es sencillamente perder el tiempo cuando hay tantísimas cosas que leer.

 

Y lo dice un filólogo, un escéptico, un racionalista, un agnóstico a quien le da igual que el resultado de su investigación contradiga sus propios presupuestos, que solo busca la posible y probable “verdad histórica”. No tengo ningún inconveniente en aceptar que se inventó el cristianismo en el 303, si la hipótesis que sustenta esta afirmación es razonable y explica los datos. Y voy a dar solo uno: tenemos papiros, del Nuevo Testamento datados por ateos científicos, que centre todos contienen ya el Nuevo Testamento hacia el año 200!!! Y tenemos uno especialmente, el Papiro 52, de más o menos el 150, que contiene ya el texto muy parecido al que se reconstruye científicamente hoy, del Evangelio de Juan 18,31-33.37-38. Este papiro se halla en la John Rylands University Library de Manchester con la signatura “Gr. Pablo 457” y es estudiable a través de cristales protectores por cualquier científico que se acredite.

La hipótesis del Señor Don Fernando Conde Torrens es absolutamente imposible y no perderé el tiempo en leer su libro.

El profesor Piñero y yo no concordamos en mucho, pero en este caso, no podría estar más de acuerdo con él. Tampoco pienso desperdiciar tiempo en una hipótesis tan disparatada al nivel de decir que la luna es de queso. Tengo mejores cosas que hacer y espero que ustedes, amables lectores, hagan lo mismo.
Saludos Cordiales!

Chris Du Pond

 

 

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeFacebooktwittergoogle_plusrssyoutube

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

8 thoughts on “¿El Cristianismo se Inventó en el año 303?

  1. La pregunta sería, que sucesos tuvieron cabida en el siglo IV para dicha afirmación, pues sabemos que el zoroastrimo no nació con Zaratustra

  2. Lo q pasa q para muchos protestantes renacidos y dispencialistas de disparatadas crencias profecias y q creian q algunis libros de la biblua eran como acertijos numericos el utilizar el inicio del siglo 4 como base para elucubrar uno de esos calculos le ayudaban por eso ahora q sabemos q constantino nunca fue cristiano y q solo manejo con algunos obispos una alianza de intereses se cae pues el calculo de las 7 edades adventistas o q constantino habia creado el vaticano

  3. “Otras veces uno se sorprende que alguien haya dedicado un libro a un mal argumento. Pero pocas son las veces en que el argumento es malo, vergonzoso, y se le dedica un libro completo”. Los cristianos hicieron los mismo. Como resultado se creó un “libro” de ficción llamado BIBLIA.

  4. Jesús pudo no existir. Todas las reseñas biográficas pudieron ser adulteradas (interpoladas) posteriormente.

    Jesús es un mito, igual que Supermán.

    Lo importante no es si existió o no en aquella época. Lo importante es que de existir, no hizo nada de lo que cuentan los evangelios y el resto de libros oficiales de la iglesia. Y desde luego, si predicó ni resucitó ni fundó ninguna religión. Luego, Jesús ni es Dios ni fundó ninguna iglesia pues no existen datos históricos que lo corroboren.

    Por lo tanto, el Cristianismo es una invención como prueba este docto señor que se ha dedicado a leer libros y decodificar lo que Ud. ignora.

    Ah, y este hombre afirma no ser ateo, cree en Dios, pero no en el dios falso de esta religión.

    • “Jesús pudo no existir. Todas las reseñas biográficas pudieron ser adulteradas (interpoladas) posteriormente.

      Jesús es un mito, igual que Supermán.”

      UN MOMENTO. Estás diciendo que “pudo no existir” y luego, con una simple especulación, saltas a decir que no existió. En lógica, eso se conoce como non sequitur.

      “Lo importante no es si existió o no en aquella época. Lo importante es que de existir, no hizo nada de lo que cuentan los evangelios y el resto de libros oficiales de la iglesia. Y desde luego, si predicó ni resucitó ni fundó ninguna religión.”

      Citaré a uno de los autores ateos por excelencia.
      “Lo que puede ser afirmado sin evidencia puede ser rechazado sin evidencia” -Christopher Hitchens
      Al igual que en la primera parte del comentario, estás dando saltos colosales, ya que de una cosa no se sigue la otra.

      “Luego, Jesús ni es Dios ni fundó ninguna iglesia pues no existen datos históricos que lo corroboren.”

      Puedes leer el libro “The Case for the Divinity of Jesus” de Dean L. Overman, el cual muestra que Jesús sí era Dios.

      “Por lo tanto, el Cristianismo es una invención como prueba este docto señor que se ha dedicado a leer libros y decodificar lo que Ud. ignora.”

      ¿Sí hizo tal hallazgo entonces por qué no lo mandó para que le hicieran revisión por pares? ¿Por qué no lo publicó ninguna prensa académica? ¿Por qué a ningún historiador académico le interesa su tésis? Fácil, porque no pasa de ser lo mismo que son los libros y discursos de Deepak Chopra.

      “Ah, y este hombre afirma no ser ateo, cree en Dios, pero no en el dios falso de esta religión.”

      El tema es que sus fanboys sí lo son.

      Para terminar, citaré a Richard Carrier, PhD en historia antigua de la Universidad de Columbia, ateo y negacionista de Jesús. Esto va de un comentario que le hicieron en el que pedían su opinión respecto a Conde.
      “That’s total tinfoil hat. We have actual Christian manuscripts dating long before 303 (not texts, manuscripts; the actual physical objects). And he is proposing, based on crazy coincidence-finding (always a big red flag for lunacy), an unbelievably massive project of forgery, so massive as to be vastly improbable—including faking all the elaborate writings of Origen, Celsus, Irenaeus, Hippolytus, Tertullian, Cyprian, and countless others, as well as the entire New Testament (complete with all its implausible contradictions, variant styles, and authors arguing against each other), and interpolating random passages in Lucian and Pliny and Marcus Aurelius and many others. It’s ridiculous.”

      Cito a Carrier una vez más, pero esta vez sobre si la paleografía es confiable.
      “Reliable enough to refute his thesis.

      As I note in the article, it’s accurate to +/-50 years (sometimes +/-25 if the manuscript is large enough). Which has been verified by stratigraphic and carbon dating of the comparands (the same way benchmark stars verify the use of the Hubble Constant to calculate distance to other stars).

      His thesis is fantastically absurd for reasons even other than that. Because it requires A Vast Incredible Conspiracy to invent not just dozens of books in the NT (and like Satan planting fossils, distributing dozens of manuscripts of each book, in multiple languages, across three continents), but all Christian literature before 300 (the extensive writings of Origen, Tertullian, Hippolytus, Irenaeus, Cyril, Clement of Alexandria, and on and on). As well as inexplicable claims of interpolated derogatory mentions of Christians even in Marcus Aurelius’s meditations and various books of Galen and Lucian, for example. As well as the fantastical hypothesis that not only were all the writings of Origen fabricated, but even Origen’s refutation of the pagan critic Celsus’s book, which contains extensive quotations of Celsus, a forgery within a forgery! This is epicycles upon epicycles upon epicycles. A tinfoil hat on top of a tinfoil hat on top of a tinfoil hat.

      Some early papyri were discovered in situ and thus dated by archeology, not just paleography. For example, P1, P5, P9, P119, etc., were recovered from the Oxyrhynchus site, an ancient garbage dump, whose contents can be roughly but well enough dated by the layering of refuse (newer documents & artifacts sit atop, older below; just like geological stratification dating). Though possibly they were discarded in (e.g.) the 4th century. I haven’t checked.

      Of course, the manuscript of the Gospel of Judas (which depends on the prior existence of the NT) has actually been carbon dated to the 3rd century, matching paleographic and chemical ink analysis dating. So that’s a problem for him. But he’d just add another tinfoil hat on his head and make up some reason to reject that. Being that he is clearly insane, there is no possible way his claims will ever be falsified by any evidence. Even if Jesus himself descended from the heavens and took him back to the 2nd century in Dr. Who’s TARDIS and showed him a scribe actually in the act of creating an edition.”

      Es mejor leer a historiadores y a eruditos en lugar de a ingenieros que se salen de su campo.

  5. Hay muchos que odian a la Iglesia Católica y están dispuestos a creer cualquier cosa que entienden va en detrimento de ella. Negar la historicidad de Jesús ya es atrevido a día de hoy, pero afirmar que los evangelios se escribieron en el siglo IV, cuando se han encontrado papiros del siglo I que contienen parte de esos textos eso indica la retorcida mentalidad de algunos a los que no vale la pena contestar.Esos mismos niegan la existencia de Sócrates, o niegan la llegada a la luna del ingenio americano, o afirman que fue un tal Mercadé quien mató a Kennedy en Texas. En el fondo son divertidos, sólo que a muchos no nos divierte perder el tiempo.
    F.Luis.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: