EL DESTINO DE LOS APÓSTOLES: Parte 5. ¿Fue Pedro Crucificado de Cabeza?

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeFacebooktwittergoogle_plusrssyoutube

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

EL DESTINO DE LOS APÓSTOLES: Parte 5. ¿Fue Pedro Crucificado de Cabeza?

Por Sean McDowell

Quizás la característica más común que se cree en cuanto al martirio de Pedro es que fue crucificado de cabeza. Según la historia, Pedro se negó a ser crucificado como su maestro Jesús, por lo que pidió morir en una cruz invertida. Y los romanos accedieron gustosamente.

Como lo demuestro en mi reciente libro El Destino de los Apóstoles, la evidencia histórica del martirio de Pedro es bastante convincente. Desde el siglo primero, el testimonio unánime es que Pedro murió como mártir (probablemente en Roma). Y dada la primera referencia en Juan 21:18 (“… cuando seas viejo, extenderás tus manos, y otro te vestirá y te llevará a donde no quieras ir”) y a que la crucifixión era una forma común de castigo para los esclavos y los ciudadanos no romanos, la crucifixión de Pedro también es históricamente probable.

¿Pero qué hay de la afirmación de que fue crucificado de cabeza?

El primer registro de la crucifixión de Pedro—de cabeza—se encuentra en Los Hechos de Pedro, un texto apócrifo de finales del siglo II (c. AD 180-190). Los Hechos de Pedro están llenos de material legendario, como por ejemplo la resurrección de un atún por Pedro, o el vuelo por los aires de Simon Magus. A pesar de eso, el escrito contiene un núcleo histórico. Christine Thomas escribe:

“El simple hecho que los protagonistas de las páginas de los Hechos de Pedro sean individuos pertenecientes al primer siglo es suficiente para demostrar que estas narrativas no eran ficciones completamente divorciadas de la memoria histórica”​​1

En el relato de la muerte de Pedro en Los Hechos de Pedro, éste se acerca al lugar de ejecución y lanza un discurso al pueblo y a la cruz (36:7-8). Concluye diciendo:

“Pero es hora de que, Pedro, entregues tu cuerpo a quienes lo toman. Tómalo, entonces, a quien le corresponde cumplir. Por lo tanto, les pido a los verdugos que me crucifiquen con la cabeza hacia abajo y de ninguna otra”.

Pedro hace un discurso final mientras está boca abajo en la cruz y luego muere (40:11).

Muchos asumen que la petición de Pedro muestra humildad, ya que no se consideró digno de morir de la misma manera que Jesús. Pero el texto no dice esto directamente. Más bien, como lo demuestro más detalladamente en El Destino de los Apóstoles, el estar de cabeza simboliza que la humanidad está caída y ahora ha sido restaurada por medio de la cruz. El mundo ha sido trastornado por el pecado, y entonces Pedro puede ver la naturaleza caída del mundo claramente mientras cuelga con la cabeza hacia abajo en la cruz. Su discurso deja claro que Adán, el “primer hombre”, cayó cabeza abajo y puso al cosmos de cabeza y que sólo a través de Cristo se puede ver al mundo “derecho”. Por lo tanto, las crucifixiones de Jesús y Pedro restauran la creación, a través del Nuevo Adán, a su estado original.

La muerte de cabeza de Pedro claramente lleva una función y narrativa teológica en el texto. ¿Pero podría ser también un dato histórico? El primer padre de la iglesia que lo mencionó, Orígenes, en el volumen 3 de su Comentario sobre Génesis a mediados del siglo tercero (c. 230), no menciona el discurso prolongado de Pedro. No está claro si Orígenes derivó—la muerte boca abajo de Pedro—a partir de una tradición independiente o a partir de los Hechos de Pedro. Tenemos evidencias de que los verdugos romanos variaron sus prácticas de crucifixión por puro sadismo, por lo que no es intrínsecamente inverosímil que Pedro fuese crucificado al revés. Sin embargo, ¿debemos creer que los verdugos romanos tomaron sugerencias de los criminales acerca de cómo querían ser crucificados? Probablemente no.

Sin embargo, si bien es posible que la tradición de la crucifixión de Pedro (de cabeza) conserve un recuerdo real de su destino, la evidencia histórica es simplemente inconclusa.

Documento original.

  1. Christine Thomas, The Acts of Peter: Gospel Literature, and the Ancient Novel (Oxford: Oxford University Press, 2003), 47.

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeFacebooktwittergoogle_plusrssyoutube

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

3 thoughts on “EL DESTINO DE LOS APÓSTOLES: Parte 5. ¿Fue Pedro Crucificado de Cabeza?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: