Enfrentando lo Inevitable

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeFacebooktwittergoogle_plusrssyoutube

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Enfrentando lo inevitable.

Por Marta Hoyo

Conforme va pasando la vida empiezas a darte cuenta de lo frágil que es, mientras más años pasan, más experiencias de pérdidas vas acumulando… te ves confrontado ante lo inevitable…aquello de lo que no se habla, ese tema que se evita tocar, ese tema que enoja a tantos y hiere profundamente el corazón: La muerte.

El otro día mientras leía la historia de los dos malhechores que estaban siendo crucificados junto a Jesús, sus palabras salieron de las páginas y me dejaron atónita…

Estos dos malhechores merecían ese castigo, ambos estaban pagando por sus crímenes, sin embargo uno de ellos, ante el sufrimiento,  se enoja contra Dios y se burla de él. Se siente merecedor de que Jesús lo saque de esa cruz y se burla de Él porque no lo hace. Lo insulta diciendo,

“Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros.”

Sin embargo el otro malhechor en medio de su sufrimiento se da cuenta de la realidad y le dice al que se burlaba:

“¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación? Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo.”

En pocas palabras: lo que me está sucediendo, lo merezco. Yo soy malo y merezco este castigo. También reconoce que Jesús es inocente y que Él verdaderamente no merece ese sufrimiento. Ante esta situación teme a Dios, se da cuenta de su pequeñez, de su fragilidad y sabe que no hay nada que pueda hacer para salvarse, reconociendo que no merece ser salvo, entonces, él apela a la gracia y misericordia de Dios: “Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.” A lo cual Jesús responde “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.”

Mientras leía esta historia, de pronto me golpeó la realidad: ¡También hay una sentencia sobre mi vida!… recordé aquel versículo que dice que la paga del pecado es la muerte. Yo he pecado y merezco la muerte. En algún momento que no conozco se cumplirá esa sentencia. Esto llevó a cuestionarme: Cuando pase por dolor ¿Cómo cuál de los dos ladrones reaccionaré?

Creo que como seres humanos, gracias a nuestro orgullo y a una sociedad que constantemente nos dice que somos merecedores de todo lo bueno, generalmente sentimos que la muerte es una injusticia, nos vemos tentados a enojarnos contra Dios, a dudar su poder “si hizo tantos milagros, por qué no los hace ahora?”…  nos creemos merecedores de un milagro sin reconocerlo a Él. ¿Cuál será mi reacción ante la muerte? Mi oración es que Dios me dé un corazón humilde que aun ante el sufrimiento y el dolor reconozca que el único Justo que decidió morir injustamente, para salvar a muchos malhechores como yo,  fue Jesús: “el Justo por los injustos para llevarnos a Dios”.

Que Dios abra nuestros ojos para tener temor de Él, para reconocer nuestra culpa, reconocer su inocencia y apelar a su gracia; y que podamos tener la paz y la certeza de su respuesta: “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.”

“…mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro” Rom. 6:23

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeFacebooktwittergoogle_plusrssyoutube

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: