Por Qué No Soy Calvinista

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeFacebooktwittergoogle_plusrssyoutube

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Por Qué No Soy Calvinista
Por Max Andrews
Traducido Por Allan Sánchez

Tengo una amistad única con los hermanos calvinistas. Entiendo su deseo de exaltar a Dios como completamente santo y al hombre como depravado y en necesidad de un Salvador. Mi problema con el Calvinismo es que no puede dar cuenta sobre el origen del mal. Amo lo que el Calvinismo espera poder hacer en preservar la soberanía de Dios, pero no funciona. Si alguien dice que hay libertad humana y son calvinistas, han tenido algún malentendido (tampoco decir que tenemos la libertad para sólo pecar funciona). El compatibilismo es realmente un buen intento, pero es ultimadamente determinismo fuerte:

“Suponga que un científico ha colocado un electrodo en el cerebro de Jones para poder leer lo que Jones hará en cualquier ocasión y puede causarle hacer lo que sea que el científico desea. Ahora suponga que el científico quiere que Jones mate a Smith, y Jones mismo, en ausencia de cualquier influencia del científico, está considerando el asesinato. Si Jones no decide matar a Smith, el científico activará el electrodo y causará el asesinato, pero él no necesita hacerlo porque Jones lleva a cabo el acto por su cuenta. Aquí Jones fue libre pero no podría haber actuado de otra manera”. 1

El compatibilismo teísta falla con el problema del mal. 2

Los humanos deben tener alguna clase de libertad libertariana consistente (vea mi problema con el determinismo teísta).

“En esto radica el problema. Antes de que una persona pueda cometer un acto de pecado él debe tener primero un deseo para llevar a cabo el acto. La biblia nos dice que las malas acciones fluyen de los malos deseos. Pero la presencia de un deseo malo ya es pecado. Pecamos porque somos pecadores. Nacimos con una naturaleza pecaminosa. Somos criaturas caídas. Pero Adán y Eva no fueron creados caídos. Ellos no tuvieron una naturaleza de pecado. Ellos fueron buenos con libre albedrío. Sin embargo escogieron pecar. ¿Por qué? No lo sé. Tampoco he encontrado alguien todavía que lo sepa”. 3

En el intento calvinista de preservar la santidad de Dios, éste destruye la ontología de Dios al hacerle el autor del pecado. Para ser justo con el calvinista, él no dice en realidad eso (a menos que seas Sproul Jr.) sino que es imposible enfrentar con éxito el problema. Hay una diferencia entre paradoja y contradicción. Creo que es una paradoja y nadie sabe la respuesta común. Una paradoja es cuando empiezas con algo y la conclusión es, ya sea, inesperada o aparentemente contradictoria. Esto no es el caso. El calvinista está atrapado en una contradicción. Él está afirmando la ontología de Dios como un ser totalmente bueno mientras que la conclusión lógica de su punto de partida inicial termina en la ontología de Dios siendo errada.

Estoy muy de acuerdo en lo que el Calvinismo intenta hacer: cómo ve la expiación, la depravación del hombre, la ontología de Dios, y la perseverancia del elegido. Como molinista, proveo conclusiones muy similares, los medios por los que llego a mis conclusiones son muy diferentes. Todo comienza con tu punto de partida inicial: cómo uno ve la ontología de Dios y cómo uno ve la libertad del hombre tanto la pre-caída como la pos-caída. Hay dos maneras para liberar a Dios como el autor del pecado: 1) Atribuir a los humanos con algún tipo de libertad libertariana y entenderlos como el origen de su propia decisión de pecar (ninguna forma de determinismo) o 2) explicar como cualquier agente puede ser absuelto de la responsabilidad por la iniciación de causalidad.

 

Enlace original: http://sententias.org/2010/12/18/why-im-not-a-calvinist/

  1. William Lane Craig, JP Moreland, Philosophical Foundations for a Christian Worldview (Downers Grove, IL: InterVarsity, 2003), 270.
  2. RC Sproul Jr., Almighty Over All: Understanding the Sovereignty of God (Grand Rapids, MI: Baker, 1999), 57.
  3. RC Sproul Sr., Chosen by God (Wheaton, IL: Tyndale, 1986), 30.

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeFacebooktwittergoogle_plusrssyoutube

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: