El Cristiano y las “Fiestas Paganas”

Respondiendo al argumento: El festejo “X” es “Pagano” y por ende, los cristianos no debemos festejarlo.

Por Chris Du-Pond


Respondiendo al argumento:

El festejo “X” es “Pagano” y por ende, los cristianos no debemos festejarlo.

Cuando llegan a la cultura ciertos festejos, muchos cristianos (algunos con celo genuino y buenas intenciones) afirman que tal festividad es “pagana” o “inmunda” y que por eso debemos desecharlo. También juzgan (muchas veces injustamente) a otros cristianos que sí festejan tales días.

Pensemos un poco en esto. Primero, habría que definir lo que significa que algo sea “pagano”.

El paganismo se refiere a la práctica de dar honor a un objeto creado (o a un dios creado) en lugar de darle la honra y el lugar que a Dios se le debe.

De esto se derivan dos cosas:

Primero, no hay “cosas” paganas. El paganismo se deriva del lugar y la INTENCIÓN en el corazón de las personas al ejecutar cierta actividad. Quisiera enfatizar este punto. EL PAGANISMO ES UNA ACTITUD DEL CORAZÓN y por ende, para saber si una práctica es pagana o no, es necesario saber la intención del corazón. Esto es el centro del problema. 

Por ejemplo: se me ha preguntado si quemar incienso está prohibido por el cristianismo. Ya que la biblia no prohíbe tal actividad, el siguiente paso consiste en conocer la INTENCIÓN de la persona al quemar incienso. Hay dos respuestas típicas que puedo recibir:

La persona podría responder que le gusta el perfume del incienso.

Por otra parte, podría responder que el incienso ahuyenta a los “malos espíritus”.

Veamos cuál es la intención en cada caso: En el primero, la intención es la de disfrutar el aroma del incienso. No hay nada en la Biblia que prohíba esto. Por ende, es permitido. Pero si alguien desea abstenerse, también es permitido. Esto es una cuestión de preferencia personal y de conciencia.

En el segundo caso, la intención es la de ejercitar una práctica contraria a la Biblia: es decir, la persona tiene la intención de interactuar con los espíritus malignos de manera errada porque sólo Dios tiene poder sobre los espíritus inmundos y es por medio del poder de Cristo que se deben exorcizar. No por medio del uso de aromatizantes. Esto es paganismo porque la persona está quitando el lugar que le pertenece a Dios y en su lugar está usando el incienso.

El apóstol Pablo coincide: En su carta a los romanos escribe que los cristianos debemos dejar de juzgarnos unos a otros, sin tener razón, por estas costumbres de origen “inmundo”. Esto es lo que Pablo dice:

“Por tanto, ya no nos juzguemos los unos a los otros, sino más bien decidan esto: no poner obstáculo o piedra de tropiezo al hermano. Yo sé, y estoy convencido en el Señor Jesús, de que nada es inmundo en sí mismo; pero para el que estima que algo es inmundo, para él lo es”. Rom. 14:13-14.

Quisiera enfatizar tres aspectos de esto:

Primero, los cristianos debemos dejar de juzgarnos por estas cuestiones de intención y conciencia. No es productivo.

Segundo, Pablo mismo afirma que “NADA ES INMUNDO EN SÍ MISMO”.  Dios es el creador de todas las cosas y de todos los días. Ni las cosas ni los días son inmundos o paganos por sí mismos sino por la INTENCIÓN que las personas les confieren.

Tercero: Pablo también dice que no seamos un obstáculo o piedra de tropiezo. Esto es: que la gente no se aleje del evangelio al vernos participar de alguna actividad. El argumento de Pablo es que si la fe de una persona va a flaquear al verte participar de alguna actividad, mejor no lo hagas. Sin embargo, casi todos los cristianos entienden esto como “me ofende que festejes la navidad, por ende, debes dejar de hacerlo”. Pablo nunca argumentó así. Si te ofende que tu vecino cristiano ponga árbol de navidad, examina tu propio corazón para ver qué está mal en ti. Hasta ahora no he conocido a nadie cuya fe haya flaqueado por poner un adorno en su casa o festejar que Jesús nació. Pero sí he visto a muchas personas flaquear en su fe por el legalismo de cristianos fundamentalistas en guerra con un adorno que en nada afecta la pureza del evangelio.

Amigos y hermanos, les ruego que paren de juzgar a otros creyentes que aman el festejo de la navidad o gustan de poner un árbol de navidad (o cualquier otra cosa similar) en su casa porque estas cosas no son ni paganas ni inmundas al menos que la INTENCIÓN de la gente al festejar esto vaya ligada a quitarle la honra a Dios. Precisamente los primeros cristianos comenzaron a festejar la Navidad para darle honra a Dios y al nacimiento de Cristo. Cuando pongo un árbol de Navidad, no estoy honrando a ningún dios de la antigüedad. ¡Es un adorno! Y como la Biblia no prescribe festejar el natalicio de Jesús, uno puede tranquilamente abstenerse de hacerlo si así le place.

Me da tanta pena y tristeza que Pablo es claro en estos puntos, pero que los cristianos sigamos juzgando a otros por poner un adorno o por honrar el sacrificio y nacimiento de Cristo.

Si vas a juzgar a alguien por que participa en alguna práctica o festejo, primero necesitas saber la intención de su corazón. De lo contrario estarás juzgando injustamente.

La Navidad ni es inmunda ni es pagana. De ello he escrito en detalle y no lo repetiré aquí.

Si tú crees que un festejo X es pagano o inmundo, es porque tú le has conferido ese valor y estás en tu derecho de abstenerte. Pero paremos ya de juzgar a otros hermanos al menos que conozcamos las intenciones de sus corazones. Si lo hacemos, no hemos hecho más que caer en el legalismo y causar división por un asunto que no es de doctrina central y del cual la misma palabra de Dios nos dice: “nada es inmundo en sí mismo”.

Cristo nos ha dado libertad de adorarle en espíritu y en verdad. No volvamos a ponernos las cadenas de la religiosidad y del legalismo de las que nos ha librado. Si vas a juzgar a alguien por que participa en alguna práctica o festejo, primero necesitas saber la intención de su corazón. De lo contrario estarás juzgando injustamente.

No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio. Juan 7:24

 

 

¿Es La Navidad Pagana?

Objeción:

“La Navidad es Pagana; los cristianos verdaderos no debemos celebrarla”.

Esto es algo que escucho con más frecuencia hoy en dia.

Creo, con todo respeto, que aquellos que se apegan a esta idea no sólo no conocen la historia a fondo.  Cada quien es libre de festejar o no este día, pero el decir que nadie—ningún cristiano—debe celebrarlo por ser pagano es algo que va más allá del celo cristiano y no tiene ningún fundamento histórico o bíblico.

Supongamos incluso que el opositor a la navidad tiene razón y que la navidad tiene origen pagano. A eso pregunto yo ¿y luego? ¿Quiere eso decir que no debemos celebrar nada mas ese día? ¿Desde cuándo los paganos tienen uso exclusivo de cada día del año? ¿Si el ser humano tiene redención, que no se puede hacer lo mismo con los días?¿Acaso los que celebran la navidad el 25 de Diciembre automáticamente se vuelven paganos adoradores de Saturno? ¡Claro que no! La comida china tiene origen pagano; las ceremonias nupciales tienen origen pagano; el festejo de cumpleaños tiene origen pagano. ¿Quiere eso decir que vamos a dejar de visitar el buffet chino, dejar de casarnos, o festejar nuestro natalicio? ¿Si festejo mi cumpleaños, porque no el de Cristo?

Como ya he escrito anteriormente (y aquí lo repito), los que celebramos el 25 de Diciembre estamos festejando EL NACIMIENTO DE CRISTO. No estamos celebrando a Saturno, o a Hermes y poco importa si los romanos lo hicieron o no. La navidad es una época perfectamente válida para recordar que nos ha sido dado, por Dios, el más grande regalo: la salvación por medio de Jesús. Eso es lo que yo festejo.

Ahora, si a alguien le causa problemas de conciencia que los romanos practicaban la Saturnalia (ver abajo) hace 2000 años, no tiene que festejar la Navidad. Esto cae en las cuestiones de conciencia de las que Pablo habla hasta el hartazgo en 1 Corintios 8.

Pero aun así, voy a ir más allá y afirmar y sustentar lo siguiente:

La Navidad no es y nunca ha sido un festejo pagano. Ha sido un festejo del natalicio de Jesucristo.

Ahora, como yo he hecho la afirmación, voy a tomar la carga de la prueba. Pero si alguien opina lo contrario y dice que, en realidad la Navidad es un festejo pagano, le pediré que demuestre esto históricamente. Sin embargo, creo que con la evidencia que mostraré, no será necesario.

Veamos ahora. ¿De donde viene la Navidad como la conocemos? Estos son los hechos históricos:

  1. El nacimiento de Jesús viene relatado en los evangelios de Mateo y Lucas. Estas son nuestras fuentes más antiguas acerca de su nacimiento. Ninguna de estas fuentes nos indica que nació el 25 de Diciembre.
  2. Lucas menciona que los pastores y sus rebaños estaban fuera en los campos. Los eruditos están bastante seguros que esto indica que Diciembre no fue cuando Jesús nace porque la costumbre era de tener a sus rebaños al resguardo en invierno.1
  3. De manera similar, la Iglesia primitiva no indica si celebraban el nacimiento de Cristo en algún día especial. Lo más posible es que no la celebrasen porque la iglesia primitiva anticipaba el regreso inminente de Cristo. Posiblemente por lo mismo no celebraban la Pascua como lo hacemos hoy. Pero afirmar que no debemos celebrar porque la iglesia primitiva no lo hacía es una falacia (argumento al silencio).
  4. Hacia el siglo II, algunas ramas del cristianismo comenzaron a enfocarse en contestar la pregunta ¿Cuándo nació Jesús? Ver lección 7 acerca de los Gnósticos. Clemente de Alejandría (quien vivió entre mediados del siglo II hasta el c.215) reporta que al menos un grupo gnóstico fechó el nacimiento de Cristo al 20 de Mayo del 3 DC. Y esta es solo una de las fechas que se circulaban ya en el siglo II y III.
  5. Escuche esto claramente: NADIE SABE exactamente de donde sale la fecha del 25 de Diciembre para festejar la Navidad. ¡NADIE! Hay varias teorías pero no hay suficiente solidez histórica en fuentes primarias para determinarlo. Quien afirme lo contrario necesita mostrar fuentes históricas primarias y no meras especulaciones. Esto debería ser suficiente para desmentir la idea de que la navidad es pagana, pero prosigamos.
  6. Lo que es claro es que hacia el 336 DC, se celebraba la Navidad al menos en la Iglesia en Roma. En un almanaque llamado “El Cronógrafo del 354” se menciona el 25 de Diciembre como festejo del nacimiento de Cristo (aunque en ese calendario sale como el día octavo de las calendas de Enero. Traducido al calendario actual resulta el 25 de Diciembre.) Este es el documento más antiguo que muestra un festejo oficial de la Navidad.
  7. Ambrosio, quien murió en el 397, escribió una serie de himnos conmemorando la natividad de Jesús alrededor del 25 de Diciembre.
  8. En el 384, Siricio de Roma escribe al obispo de España haciendo referencia a la celebración del nacimiento de Cristo el 25 de Diciembre.
  9. Antes estas fechas, en la iglesia del Este ya se festejaba el nacimiento de Cristo el 6 de Enero. Pero para el 300 ellos deciden también cambiar el festejo al 25 de Diciembre.
  10. Los padres capadocios (ver lección de la Trinidad 1 y 2) ya predicaban sermones en Navidad el 25 de Diciembre del año 386 DC.
  11. Juan Crisóstomo afirma, hacia el 386 DC, que la fecha correcta de celebración del nacimiento de Cristo es el 25 de Diciembre.
  12. La iglesia en Jerusalén festejaba la natividad de Cristo el 6 de Enero, hasta mediados de año 600 DC. De aquí se invierte el festejo al 6 de Enero para indicar la llegada de los Magos/Sabios y el 6 de Enero se vuelve el doceavo día de la navidad.

La pregunta central sigue siendo: ¿Por qué se elige el 25 de Diciembre como el día de la celebración? Como dije, no se sabe a ciencia cierta (y esto debería bastarnos), pero hay dos teorías. La primera es llamada la “Hipótesis de la Historia de las Religiones” y la segunda es la llamada “Hipótesis del Cálculo”. La primera teoría afirma que se escoge esa fecha debido a una fiesta Romana llamada “Saturnalia” donde se veneraba al dios Sol. Sin embargo, esto no era una fiesta que se celebrase exactamente el 25 de Diciembre. ¡Era una fiesta de 7 días! Comenzaba el 17 de Diciembre y Terminaba el 23 de Diciembre (y no el 25). Según esta teoría, los cristianos aprovechaban la distracción de los romanos durante esta fiesta pagana para festejar el nacimiento de Cristo sin interrupciones o que los molestasen. Ahora, lo interesante de esta teoría es que el primer indicio que tenemos de ella ¡viene de un manuscrito medieval del año 1100 DC aprox. de Dionisio Bar-Salibi! Y sin embargo, esta teoría solamente ha tenido boga en los últimos 120 años. Y finalmente, ¡la Saturnalia terminaba el 23 de Diciembre, no el 25 de Diciembre!

¡En 1900 años de festejos de Navidad no han existido objetores en la iglesia sino hasta recientemente (y eso si incluimos a algunos reformadores)! ¿Quién popularizó esta idea del “origen pagano” de la Navidad? Fueron los autores H. Usener en 1889 y B. Botte en 1932. Sin embargo, todo está basado en un documento medieval que no se remonta a los hechos. La respuesta más honesta aquí es que este documento es demasiado tardío.

La segunda teoría “del Cálculo” afirma que la iglesia escoge el 25 de Diciembre porque se pensaba muy antiguamente que la encarnación sucedió un 25 de Marzo. No se sabe a ciencia cierta cómo concluye la iglesia esta fecha. En la iglesia primitiva también creían que los hombres más santos, como los patriarcas del antiguo testamento morían en su misma fecha de nacimiento porque interpretaban literalmente pasajes como Deuteronomio 34:7, “Era Moisés de edad de ciento veinte años cuando murió”. Como no se mencionaba ninguna fracción de tiempo, entonces concluyeron que Moisés murió en la misma fecha en que nació, solo que 120 años después. Así, pues, pensaron que Cristo se habría encarnado exactamente el 25 de Marzo y si agregamos 9 meses de embarazo llegamos a la fecha del 25 de Diciembre. Esta teoría ha tomado fuerza luego de la publicación de Thomas Talley llamada The Origins of the Liturgical Year, (Collegeville, Minn. 1991).

A fin de cuentas, nos sabemos cuándo nació Jesús. Pero tampoco hay bases para decir que es un festejo pagano. Si usted, amable lector, tiene fuentes primarias que digan lo contrario, me gustaría que me contactara y me las hiciese llegar. Lo que sí sabemos es que !Jesus Nacio!

Antes de terminar: el arbolito de navidad. ¿Tiene origen pagano? Nadie lo sabe. Lo único que se sabe es que la tradición nos llega de Alemania. En 1605, en Estrasburgo, se presentó una obra de teatro que utilizaba un “Árbol del Paraíso” adornado con manzanas. A algunos les gustó la idea y comenzaron a usar el adorno en sus hogares. Esto fue visto como algo apropiado para los cristianos porque veían en Cristo, un retorno al paraíso con Dios. Luego la costumbre se puso de moda.

Eso es lo más que tenemos de historia sólida acerca de estos dos temas (la Navidad el 25 de Diciembre y el arbolito). Lo demás es especulación infundada. Así que, a fin de cuentas, si los celtas, germanos, galos, druidas, chupacabras, duendes o hadas hacían cosas horribles con los árboles o si el 25 de Diciembre hacían cosas vergonzosas, francamente no es relevante. Lo que es relevante es que el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros (Jn. 1:1,14). Eso es un gran motivo de celebración este 25 de Diciembre y todos los dias; y esta navidad deseo que ese pensamiento inunde tu hogar y sea causa de gran gozo y festejo. Ese es el espíritu de la Navidad.

¡Te deseo una MUY FELIZ NAVIDAD!


 

NOTA: Este domingo 6 de diciembre haré una exposición más detallada de la historia de la navidad incluyendo el origen de tradiciones como la Piñata, el Zapato, Rudolf, Santa Claus, etc. Lo estaremos también trasmitiendo por periscope por la cuenta @gdvffirme a las 9:30 hora del Centro.

 

 

  1. Kelly, Joseph, The Origins of Christmas, (Liturgical Press 2004), 57).