Génesis 6: Los Hijos de Dios y los Nephilim

Génesis 6: Los Hijos de Dios y los Nephilim


Sin duda hay pasajes difíciles en la escritura. Pasajes que dan pie a la especulación e incluso a teorías alienígenas dignas de los peores programas de ciencia ficción que tristemente se han filtrado a la televisión gracias a canales que antes eran serios pero que se han desviado de la realidad (gracias History Channel).

Uno de tales pasajes es el inicio de Génesis 6:

1 Aconteció que cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la superficie de la tierra, y les nacieron hijas, 2  los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y tomaron para sí mujeres de entre todas las que les gustaban. 3  Entonces el SEÑOR dijo: “Mi Espíritu no luchará para siempre con el hombre, porque ciertamente él es carne. Serán, pues, sus días 120 años.” Había gigantes (Nephilim) en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y ellas les dieron hijos. Estos son los héroes (valientes) de la antigüedad, hombres de renombre.

Aquí hay dos términos complicados que hay que entender lo mejor posible, en su contexto, para poder interpretar el pasaje lo mejor posible. El primero es “Hijos de Dios” y el segundo es “Nephilim” (traducido como gigantes).

Mucho se ha especulado de esto y los teólogos tienen diversas opiniones al respecto. Yo sostengo que no todas las interpretaciones son correctas y aquí trataré de explicar lo que creo que es el punto central del pasaje y su interpretación correcta.

El inicio de Génesis 6 es una descripción del aumento en la corrupción humana lo cual fue la razón por la que Dios decide mandar un diluvio. Ese es el contexto inmediato.

En su contexto más general, este pasaje tiene su raíz en Génesis 4. Génesis 4 describe la corrupción de Caín, el asesinato de Abel, la maldición sobre Caín y en nacimiento de Set. El capítulo 4 concluye así:

23 Lamec dijo a sus mujeres: “Ada y Zila, oigan mi voz; Mujeres de Lamec, Presten oído a mis palabras, Pues he dado muerte a un hombre por haberme herido, Y a un muchacho por haberme pegado. “Si siete veces es vengado Caín, Entonces Lamec lo será setenta veces siete.” Adán se unió otra vez a su mujer; y ella dio a luz un hijo y le puso por nombre Set, porque, dijo ella: “Dios me ha dado otro hijo en lugar de Abel, pues Caín lo mató.” A Set le nació también un hijo y le puso por nombre Enós. Por ese tiempo comenzaron los hombres a invocar el nombre del SEÑOR.

Notemos que Lamec era descendiente de Caín, la raíz corrupta de la humanidad. Su raíz se caracterizó por ser próspera en las artes y en los negocios (las cosas del mundo) mientras que la raíz de Set invocó a Dios:

Lamec tomó para sí dos mujeres. El nombre de una era Ada, y el nombre de la otra, Zila.  Y Ada dio a luz a Jabal, el cual fue padre de los que habitan en tiendas y tienen ganado. Su hermano se llamaba Jubal, el cual fue padre de todos los que tocan la lira y la flauta. Zila a su vez dio a luz a Tubal Caín, forjador de todo utensilio de bronce y de hierro. Gen 4:19-22 

Así que en el capítulo 4 tenemos a la corrupta descendencia de Caín que se dedica a las cosas del mundo y en contraste, el final del capítulo nos dice que Set tuvo un hijo llamado Enós y que en ese tiempo los hombres comenzaron a invocar el nombre del SEÑOR.

Conclusión hasta aquí: Los descendientes de Caín son la raíz corrupta y mundana de la tierra y la descendencia de Set es la simiente que invoca el nombre del Señor.

En el capítulo 5 tenemos, en su mayoría, la genealogía de Adán enfocándose en la línea genealógica de Set. Curiosamente tenemos en esta línea a Enoc,  que “anduvo con Dios” y que “desapareció porque Dios se lo llevó”. Sin duda un hombre piadoso y justo. Esto enfatiza la linea piadosa de Set.

La línea de Set culmina con Noé.

Es aquí donde entra el Capítulo 6.

Hasta aquí tenemos que 1) Hay una línea humana “corrupta” que desciende de Caín y una línea que desciende de Set. Uno podría pensar que la línea de Set se había mantenido pura invocando el nombre de Dios como dice el final del capítulo 4, pero esta línea termina también corrompiéndose.  Esa explicación, a mi parecer, es lo que nos dice el inicio de Génesis 6.

Veamos:

Aconteció que cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la superficie de la tierra, y les nacieron hijas, los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y tomaron para sí mujeres de entre todas las que les gustaban. Gen 6:1-2

Desde Génesis 4 tenemos la distinción entre 2 lineas humanas: la línea de Caín y la de Set. Me parece que esa distinción se debe considerar para entender quiénes son aquí los “hombres” y los “hijos de Dios”.

Recordemos que originalmente no había divisiones de versículos ni capítulos en la Biblia. Esto es un invento medieval. Útil, pero un invento. Cuando quiero entender un pasaje, trato de leerlo sin divisiones artificiales que pueden sesgar nuestra comprensión. El flujo natural de Génesis 4, 5, y 6 cuenta una historia de cómo la humanidad completa se corrompió.

Volvamos de nuevo a la pregunta:

¿Quiénes fueron los hombres y quienes los “hijos de Dios” en Génesis 2?

Los teólogos tienen generalmente 2 perspectivas:

  • Los hijos de Dios son la genealogía humana justa de Set. El argumento es que la progresión de Génesis 4 y 5 se centra en la genealogía de Set y por ende se refiere a sus descendientes que buscaban a Dios. El capítulo 6 muestra como esta línea se corrompe.
  • La segunda perspectiva es que es que tales “Hijos de Dios” son ángeles ya que la mezcla entre los hijos de Dios y las hijas de los hombres dieron como resultado un fenómeno inusual como lo son los Nephilim. La idea es que Job 2:1 y otros pasajes se refieren a Hijos de Dios como ángeles que pueden aparecerse en forma humana (Gen 19).

Mi perspectiva es que el pasaje se refiere a la opción #1 y no la #2. Ni el contexto inmediato ni la progresión del pasaje desde Génesis 4  se presta a introducir ángeles aquí a partir de la nada.

Por otro lado, si vemos Génesis 6:4 que es donde se introduce el concepto de “Nephilim” no encontramos indicación alguna de que los Nephilim nacen de una unión entre ángeles caídos y mujeres humanas:

Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y ellas les dieron hijos. Estos son los héroes (valientes) de la antigüedad, hombres de renombre. Gen 6:4

Así es: el pasaje dice que YA HABÍA en la tierra gigantes (Nephilim). El pasaje no dice de dónde vinieron. Desde luego el pasaje deja muchas incógnitas, pero lo que definitivamente no dice es que los Nephilim son resultado de una unión corrupta Angelo-humana.

Posiblemente el problema aquí sea con algunas de nuestras traducciones de este pasaje. No me parece muy acertada la NVI por ejemplo:

Al unirse los hijos de Dios con las hijas de los seres humanos y tener hijos con ellas, nacieron gigantes, que fueron los famosos héroes de antaño. A partir de entonces hubo gigantes en la tierra. (NVI)

Incluso me parece que la RV60 es más acertada:

Había gigantes en la tierra en aquellos días,(A) y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antiguedad fueron varones de renombre. (RV60)

Después de esto, el siguiente versículo simplemente explica que “El SEÑOR vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal” y decide eliminarlos en el diluvio.

El Dr. Craig Keener está de acuerdo con la idea de que los Nephilim no eran descendientes de Angeles con humanos y explica algunas posibilidades acerca de quiénes pudieron ser:

“El término Nephilim ocurre solo aquí y en Números 13: 33. El texto los presenta no como descendientes de una unión, sino como contemporáneos ya existentes en la tierra. El hecho de que también estén ahí después del diluvio indica que la etiqueta no es étnica. El análisis del significado de la designación no ha tenido éxito en la identificación de este grupo. La última parte del versículo indica que son figuras heroicas, tal vez del tipo ejemplificado por Gilgamesh, quien se describe como poseedor de heroísmo (Gilgamesh Epopeya, 1.30) y como alto, magnífico y terrible (Gilgamesh Epopeya, 1.37). Tiene una zancada de seis codos (nueve pies o 2.7 metros) (Gilgamesh Epopeya, 1.57) y tiene 11 codos (16.5 pies o 5 metros) de altura (versión hitita de Gilgamesh Epopeya, 1.8). Una interpretación más específica sugiere que los Nephilim deberían ser identificados como los antiguos sabios (el apkallu). Los apkallu se consideraban semidivinos (uno de ellos, Adapa, se llama “hijo de [dios] Ea”). También se casan con mujeres humanas, creando clases mixtas. Después de la inundación, los sabios son considerados de ascendencia humana y reciben el nombre de ummianu. Estos individuos, a diferencia de sus predecesores, son más infames que famosos (aunque solo en términos generales, por ejemplo, “Adad enojado”). El apkallu y el ummianu, eran en verdad figuras heroicas de antaño. Esto tiene sentido de la terminología aquí. Este punto de vista es además atractivo porque en Génesis esta sección está muy cerca de la cuenta del diluvio, que también se registra en el contexto de la apkallu. Aunque algunas similitudes son evidentes, el término “Nephilim” permanece sin explicación, al igual que su conexión con los habitantes de la tierra en Números 13: 33.” 1

Por otra parte, el Profesor Kevin Lewis, experto en teología sistemática y demonolgía de la Universidad de Biola, afirma que el diseño que el Creador ha designado para seres angelicales es el de existir de manera inmaterial aunque ocasionalmente puedan manifestarse de manera física. Sin embargo, esto no significa que puedan, a voluntad, materializarse con órganos reproductores humanos, producir ADN humano e impregnar mujeres humanas. Si esto fuera factible sería un misterio por qué es que esto no sucede más seguido siendo que sería una forma ideal de corromper al ser humano y distorsionar aún más la imagen de Dios en las personas. Aunque es cierto que se puede argumentar que hay demonios especializados en tentar sexualmente a los humanos (véase los términos Incubis y Succubus) es poco factible que tengan facultades reproductivas. 

Ahora, si queremos complicar un poco más este pasaje difícil, algunos se apoyan sobre el escrito apócrifo de 1 Enoc 15:3 para apoyarse la idea de que la corrupción humana de la linea de Set se dio por la interferencia de ángeles caídos en la humanidad:

“¿Por qué habéis abandonando el cielo alto, santo y eterno, os habéis acostado con mujeres y profanado a vosotros mismos con las hijas de los hombres y tomado esposas como los hijos de la tierra y habéis engendrado hijos gigantes?”

Y mi respuesta aquí sería esta: (1) Recordemos que 1 de Enoc no es la Biblia sino un libro apócrifo. Nuestra autoridad reside en la Biblia exclusivamente. (2) Creo que aquí el autor de este pasaje hace una clara referencia a Génesis 6 y creo también que se ha equivocado en su interpretación. Es cierto que hay tradiciones judías que afirman que los hijos de Dios son ángeles caídos pero estoy en desacuerdo por las razones que ya he dado anteriormente.

¿Qué podemos concluir?

Primero. Este es un pasaje complicado y que su interpretación debemos dejarla de manera muy tentativa.

Segundo. No nos matemos por este tipo de interpretaciones de cuestiones secundarias. La conclusión de los capítulos 4, 5 y 6 de Génesis es que, eventualmente, aunque hubo una rama de Set que buscó a Dios, también esta se corrompió a excepción de Noé. Noé, como descendiente de Set es el vástago que Dios usa para salvar a la humanidad caída.

Tercero. Sacar más interpretaciones raras como que los Nephilim eran extraterrestres o que hay conspiraciones angelicales de demonios sedientos de sexo humano va más allá de lo que dice la Escritura.

Finalmente. Esta es una cuestión muy secundaria y se vale estar en desacuerdo con mi exégesis. Me conformo con que cada quién estudie el tema a profundidad y esté convencido plenamente de lo que cree y por qué lo cree teniendo el amor al prójimo en consideración y la Gloria de Dios como motivación.

 

  1. HarperCollins Christian Publishing. NVI, Biblia de Estudio de trasfondos culturales, (Kindle Locations 7651-7664). Zondervan. Versión Kindle.