Respuestas Cortas 7: “Jesus era como todos los demás líderes religiosos, como Buda”

.
En esta serie, vamos a desarmar objeciones cortas al Cristianismo/Dios con respuestas cortas.1

OBJECIÓN: “Jesus era como todos los demás líderes religiosos, como Buda”

RESPUESTA: Consideremos los documentos primarios acerca de Jesus, Los Evangelios. 2 La figura dominante de este recuento histórico (no mítico) es la de alguien que cree en un sólo Dios (a diferencia de Buda), dice ser profeta de Dios (a diferencia de Buda), ratifica las escrituras hebreas (a diferencia de Buda), cumple las profecías hebreas acerca del Mesías (a diferencia de Buda) y afirma tener autoridad para perdonar pecados (a diferencia de Buda). Buda murió pacíficamente a los 80 años diciendo, “esfuércense por su salvación”. Jesus murió en una sangrienta cruz romana diciendo, “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. La piedra angular del Nuevo Testamento es la Resurrección de Jesus de entre los muertos en el espacio-tiempo histórico. Buda murió y no creyó ni en la caída del hombre/creación ni en su redención.

Para mayor información: Ver: “¿Es el Amor la meta principal de toda religión?”

Y “Cómo Invalidar una Religión Usando Evidencia Científica o Histórica”.

  1. Respuestas Inspiradas por el Apologista Cristiano Douglas Groothuis
  2.  “Si los historiadores quieren saber qué dijo e hizo Jesús están más o menos obligados a usar los Evangelios del Nuevo Testamento como sus fuentes principales. Permítanme enfatizar que esto no es por razones religiosas o teológicas, por ejemplo, que se pueda confiar en estos y sólo en estos. Es por razones históricas, puras y simples. Además, los registros de Evangelios fuera del Nuevo Testamento tienden a ser tardíos y legendarios, de considerable interés en sí mismos, pero de poco uso para el historiador interesado en saber qué sucedió durante la vida de Jesús. Con las excepciones parciales del Evangelio de Tomás y de Pedro, que incluso por las más generosas interpretaciones no pueden proveernos de cantidades sustanciales de nueva información, las únicas fuentes verdaderas disponibles para el historiador interesado en la vida de Jesús son, por lo tanto, los Evangelios del Nuevo Testamento.” Bart D. Ehrman, The New Testament: A Historical Introduction to the Early Christian Writings, fourth ed. (New York: Oxford University Press, 2008), 229.

Podcast-09 Evidencias de la Resurrección parte 2/2

Evidencia Historica de la Resurrección de Jesus – Hechos Minimos. Parte 2/2

En este audio presentamos el argumento de los “Hechos Mínimos” que avalan la Resurrección de Jesus usando material del Dr. Gary Habermas, quien fue mi profesor de cátedra en la universidad de Biola en Junio del 2013.

Link a la Presentación Correspondiente.

Podcast-09 Evidencias de la Resurrección parte 1/2

Evidencia Historica de la Resurrección de Jesus – Hechos Minimos. Parte 1/2

En este video presentamos al argumento de los “Hechos Mínimos” que avalan la Resurrección de Jesus usando material del Dr. Gary Habermas, quien fue mi profesor de cátedra en la universidad de Biola en Junio del 2013.

Link a la Presentación Correspondiente.

¿Cómo Sabemos que Jesús Resucitó de entre los Muertos?

¿Cómo Sabemos que Jesús Resucitó de entre los Muertos?

La cuestión más importante en el cristianismo es: ¿en verdad resucitó Jesús de entre los muertos como un hecho histórico? El apóstol Pablo estaba de acuerdo en este importante punto. Escribió en 1ª Corintios 15 que si Jesús no resucitó de entre los muertos, nuestra fe es “falsa” y somos dignos de “lastima”.

 Coincido con Pablo. Afortunadamente para nosotros, la resurrección puede ser verificada históricamente.

El Dr. Gary Habermas decidió investigar las conclusiones de los historiadores en algunas áreas críticas en la vida de Jesús de Nazaret en relación con la resurrección. Esto incluye a todo tipo de eruditos: agnósticos, ateos, y creyentes. Habermas ha rastreado más de 3400 fuentes eruditas en francés, alemán e inglés desde 1975. Habermas afirma que se pueden “contar las excepciones con una mano, máximo dos” en relación a los eruditos que están en desacuerdo con estos hechos.1

Es muy importante hacer notar que estos hechos están bien evidenciados por los métodos historiográficos y esa es la razón por la cual la gran mayoría de los eruditos los avalan. Estos hechos son los siguientes:

  1. Jesús murió por crucifixión. [hecho central #2]

  2. Fue sepultado.

  3. La muerte de Jesús ocasionó a sus discípulos perder toda esperanza pensando que su vida se había extinguido para siempre.

  4. Su tumba fue descubierta vacía unos días después.[hecho opcional].

  5. Sus discípulos tuvieron experiencias que ellos creían ser apariciones reales de Jesús resucitado [hecho central #3].

  6. Los discípulos sufrieron una transformación de escépticos cobardes a valientes anunciadores de su muerte y resurrección [hecho central #1].

  7. Este mensaje fue el centro de su predicación en la iglesia primitiva.

  8. Este mensaje fue especialmente proclamado en Jerusalén, en donde Jesús murió y fue sepultado poco después (esto se conoce como el “factor Jerusalén”).

  9. Como resultado de la proclamación de este mensaje, la iglesia nació y se multiplicó pacíficamente.

  10. El domingo se convirtió en su día oficial de adoración.

  11. Santiago, quien había sido un escéptico (hermano de Jesús), se convirtió en líder de la iglesia en Jerusalén (luego de ver a Jesús resucitado).

  12. Unos años después, Pablo también se convierte al cristianismo luego de una experiencia que él describe como una aparición de Jesús resucitado [hecho central #4].

Estos hechos son tomados de un número reducido de manuscritos que aun los eruditos escépticos consideran como fuentes históricas auténticas (1 Corintios 15, Marcos, Juan, Gálatas, Hechos). Se han postulado muchas teorías distintas para tratar de catalogar la resurrección como un mito fabricado. Todas estas teorías pueden verificarse a la luz de estos (1-12) hechos para ver si los pueden explicar satisfactoriamente.

Analicemos las más comunes:

  • Teoría de la Tumba Desconocida. El Cuerpo de Jesús fue tirado a una fosa común desconocida a los discípulos, así que ellos inventaron la “tumba vacía” y la historia de la resurrección. PROBLEMAS con esta teoría: No explica los hechos 4-12, principalmente, la conversión de los discípulos de escépticos a testigos, incluyendo las conversiones de Pablo y Santiago.
  • Teoría de la Tumba Equivocada. Las mujeres se confundieron y fueron a una tumba equivocada.PROBLEMAS: No explica los hechos 5-12.
  • Las Autoridades Judías escondieron el Cuerpo de Jesús. PROBLEMAS: No explica 5-12.
  • Los discípulos se robaron el cadáver de Jesús. PROBLEMAS: Aquí debemos mencionar que la gente frecuentemente muere por algo que creen que es verdad, pero los discípulos estaban en posición de saber la verdad, y ciertamente no morirían por algo que sabían era mentira. Los mentirosos son malos mártires. No explica 5, 6, 11, 12.
  • Resurrección Espiritual/Resurrección Existencial. Jesús no resucitó corporalmente sino metafóricamente en los “corazones de la gente”. PROBLEMAS: No explica 4, 5, 11, 12.
  • Teoría de alucinación. Los discípulos sufrieron de alucinaciones. PROBLEMAS: no explica 5, 11, 12. Las alucinaciones son personales y no se pueden compartir. Jesús apareció a múltiples grupos en diferentes tiempos. Los discípulos no esperaban ver a un Jesús resucitado.
  • Teoría del Gemelo. Jesús murió y fue sepultado pero al poco tiempo su hermano gemelo hace su aparición y la gente lo adora como al Jesús vivo. PROBLEMAS: No explica la tumba vacía, lo cual es un hecho que se puede verificar. Es también evidente que su hermano Santiago detectaría a un impostor. Los discípulos de Jesús habrían notado diferencias en lenguaje, habla y dialecto. Esto sería una maniobra suicida, porque el hermano gemelo tendría que vivir exiliado porque las autoridades judías querrían matarlo también, eso sin mencionar que el impostor necesitaría auto-aplicarse heridas para simular una crucifixión. Es también una teoría totalmente ad-hoc. Esto no es mencionado en ninguna fuente histórica excepto el evangelio gnóstico de Tomás que bien se sabe es una falsificación tardía. No Explica 4, 11.
  • Teoría de la Leyenda. La resurrección es una historia ficcional desarrollada a través del tiempo para vindicar a un líder muerto desde hace mucho. PROBLEMAS: No explica ninguno de los hechos. ¡Falla en los 12 puntos!
  • Teoría del Desmayo. Jesús no estaba completamente muerto, sino que se re-vivifico en la tumba. PROBLEMAS: Aunque Jesús se hubiera podido quitar su mortaja y vendajes, empujar la gran piedra tapando el sepulcro, y haya caminado hasta donde estaban sus discípulos, ya que había sido golpeado, desfigurado, herido y horadado, lo último que habrían pensado sus discípulos es que Jesús habría resucitado. ¡Habrían llamado ayuda médica para atenderlo! No explica 1 y 6.
  • Teoría de Conspiración. Jesús, José de Arimatea y otra persona anónima conspiraron para cumplir las profecías del AT por medio del montaje de una resurrección fingida. PROBLEMAS: No explica 5, 6, 11, 12.
  • Jesús era un Extraterrestre. PROBLEMAS: Por definición, Jesús era un extraterrestre, porque no vino de esta tierra sino que no era un ciudadano de este mundo y vino con el poder de Dios. Pero esta teoría termina siendo ad-hoc, es improbable dado el contexto de la vida de Jesús, y una teoría que explica todo finalmente no explica nada al menos que tenga soporte histórico.

La única explicación que concuerda con todos los datos y el contexto de la vida de Jesús es una resurrección sobrenatural de los muertos. Solo esto explica los hechos 1-12. Es por lo tanto razonable creer que Jesús resucitó de entre los muertos como un hecho histórico.

Este argumento se puede expresar de manera gráfica de la siguiente forma (Dar Clic Para Bajar Archivo con Detalle):

12 Hechos Resurreccion

Copyright – Grafico Original del Dr. Craig Hazen. Tr. Chris Du-Pond

Para un argumento más detallado y formal a favor de la resurrección, ver mi artículo: Resurrección de Jesús
A
ltamente recomendado es el LIBRO GRATIS en linea del Dr. Gary Habermas acerca del Jesús Histórico y la Resurrección.

  1. Gary Habermas, “The Minimal Facts Approach to the Resurrection of Jesús”, Sitio de Web Personal, http://www.garyhabermas.com/articles/southeastern_theological_review/minimal-facts-methodology_08-02-2012.htm (accesado Noviembre 11, 2013).

Resurrección de Jesús

 ¿Hecho o Ficción?

Chris Du-Pond

Recuerdo bien el día—no tenía más de cinco años de edad—cuando me di cuenta de mi cruda realidad: “Un día voy a morir,” pensé para mis adentros. Esto sucedió después de ver una caricatura muy dramática llamada “Remi.” Recuerdo que mi papá entró a mi habitación, me encontró llorando inconsolablemente y tomó un catecismo de portada negra y me aseguro que en esas páginas estaba escrito que yo no moriría. Lo mejor de ese momento fue el consuelo de estar en los brazos de mi padre; aunque el pensamiento de mi propia muerte seguía vívido y profundo. Muchos años después, siendo ya un adulto, leí las palabras de Jesús de Nazareth: “porque yo vivo, ustedes también vivirán.”1

Pero estas palabras son consoladoras solamente si son realmente verdad; ya que, si Jesús no resucitó de entre los muertos, de hecho, yo tendría esperanzas falsas. Sin embargo, como lo explicaré en esta reseña, creo que Jesús dijo la verdad porque las declaraciones sobre su muerte y los eventos posteriores pueden someterse a métodos historiográficos que permiten encontrar la verdad, del mismo modo en cualquier otro documento antiguo. Como lo veremos a lo largo de este documento, la historia es el fundamento del cristianismo.

Haciendo Historia

¿Cómo separan los historiadores los hechos históricos de la paja histórica? ¿Cómo podemos saber qué pasó hace más de 2,000 años? Es aquí donde las herramientas y métodos historiográficos son de gran utilidad. Los historiadores usan diferentes procedimientos para determinar si un hecho verdaderamente hace parte de la historia.2 A continuación, algunos de los que utilizaremos para nuestra investigación:

1) ¿Es el hecho en cuestión proveniente de una fuente con acceso al evento? Es decir, ¿es una fuente temprana? “Cuando ha transcurrido menos tiempo entre un evento y su testimonio, más confiable es el testigo; porque hay menos tiempo para que el hecho sea exagerado o contaminado con leyendas.”3 Mientras más respuestas afirmativas tengamos a las preguntas a continuación, más sólido y confiable será nuestro caso.

2) ¿Hay testigos presenciales del evento en cuestión? ¿fue el relato escrito por un testigo presencial o alguien con acceso a un testigo?

3) ¿El relato escrito incluye detalles vergonzosos que no hubieran sido expresados a menos que los hechos fueran ciertos?

4) ¿Alguna de las fuentes está afirmando un hecho hostil hacia la “persona, causa o mensaje que se beneficia del relato?4 En otras palabras, ¿tenemos testimonio enemigo del evento?

5) ¿Tenemos múltiples fuentes independientes que confirman el evento en cuestión? Entre mayor sea el número de fuentes voluntarias e independientes dando testimonio, mayor es la confiabilidad del relato.

Aunque estas no son todas las herramientas empleadas por los historiadores, las que hemos escogido son más que suficientes para nuestro caso. Ahora debemos escoger un método que nos permita determinar lo que es histórico.

El método que usaremos es conocido como el enfoque de “hechos mínimos,” el cual sólo usa datos que: A) han sido totalmente verificados usando historiografía y B) han sido aceptados por una amplia gama de eruditos que incluye tanto agnósticos como ateos. Aunque el hecho de que los datos son apoyados por la mayoría5 de expertos es alentador para nuestro caso, los datos por sí mismos y el análisis histórico son de mayor importancia al establecer la verdad. Por tanto, nuestro estudio se enfocará en determinar los hechos y por qué son considerados históricos.

 

Los Hechos

Es importante entender que estos hechos se basan no sólo en el Nuevo Testamento sino en una variedad de documentos — tanto judíos como seculares. Al usar los documentos del Nuevo Testamento, no los consideraremos como “divinos” o “inerrantes” sino como biografías y cartas antiguas a las que les daremos el mismo tratamiento que a los demás escritos griegos y romanos. Además, es importante aclarar que los libros del Nuevo Testamento fueron documentos originalmente independientes; que algunos siglos después la iglesia colocó bajo la misma carpeta porque constituyeron los escritos de testigos oculares de Jesús o de alguien que conoció al testigo y escribió su testimonio.6 “Las personas que insisten en buscar evidencia fuera del Nuevo Testamento no entienden realmente lo que están pidiendo; ya que exigen que ignoremos fuentes más antiguas sobre Jesús a favor de fuentes posteriores, secundarias y menos confiables.”7 Entonces, la pregunta es: ¿podemos sacar historia de estos documentos? La respuesta es un rotundo. A continuación, les presentamos los hechos mínimos—como resultado del estudio historiográfico:

1) Jesús murió por crucifixión

2) Sus discípulos verdaderamente creyeron haber visto a Jesús después de su Crucifixión

3) Saulo de Tarso (Pablo) persiguió a los cristianos pero luego se convirtió en uno de ellos.

4) Santiago, el escéptico medio hermano de Jesús, repentinamente se convirtió en cristiano.

5) La tumba de Jesús fue encontrada vacía.

¿Cuál es el fundamento histórico que apoya estos hechos y cómo podemos concluir que son históricos? Primero, citemos nuestras fuentes históricas.

Fundamento Histórico

Vamos a tomar información de varias fuentes, además de los cuatro Evangelios, Hechos y Gálatas:

  • Cornelio Tácito (C. 55-120 D.C.) es considerado uno de los más grandes historiadores romanos autor de unos 30 libros. Tácito menciona a Jesús (probablemente en el año 115 D.C.) bajo el contexto del incendio de Roma durante el reinado de Nerón. 8
  • Gayo Suetonio Tranquilo (117-138 D.C.) fue un historiador romano y guardián de los archivos reales del Emperador Adriano. Suetonio escribe—acerca del emperador Claudio (41-54 D.C.) —que “desterró de Roma a todos los Judíos, que estaban continuamente haciendo disturbios instigados por un Chrestus.”9 Esto parece coincidir con los acontecimientos descritos por Pablo en Hechos 18:2. Además, menciona —en relación a Nerón—que el “castigo era infligido sobre los cristianos, una clase de hombres dados a una nueva y maliciosa superstición.”10
  • El Talmud Judío es un antiguo documento Judío compuesto de tradición oral escrita alrededor del año 135 D.C., por el Rabino Akiba. Nuestro texto pertinente viene del Sanhedrín 43a.11
  • Flavio Josefo (C. 37-97 D.C.) fue un soldado Judío convertido en historiador que menciona varios aspectos claves en la vida y muerte de Jesús.12
  • Luciano fue un satírico griego del siglo segundo. De su obra—La Muerte de Peregrino13—podemos deducir varios hechos importantes sobre los cristianos: 1) Jesús fue adorado por cristianos en Palestina, 2) fue crucificado luego de vivir como un “sabio” y 3) sus seguidores eran considerados hermanos, que se creían inmortales y tenían libros sagrados que leían frecuentemente.
  • Mara Bar-Serapion, un filósofo asirio, escribió desde la cárcel una carta a su hijo—fechada entre el 73 D.C. y el S. 3° D.C. —en la cual encontramos: 1) que Jesús era considerado un “Rey” sabio 2) que fue ejecutado por los judíos injustificadamente y 3) que sus enseñanzas siguieron vivas con los primeros cristianos.
  • Talo, el historiador romano, escribió una Historia 52-55 D.C. y tenemos algunas citas de su trabajo por medio de Julio Africano (220 D.C.) en las que, en relación con la crucifixión de Jesús, escribe que “en todo el mundo se presentó una oscuridad muy tenebrosa y un terremoto rompió las rocas y muchos lugares en Judea y en otros distritos fueron derribados. A esta oscuridad, Talo, en el tercer libro de su Historia, le llama: me parece sin razón, un eclipse de sol.”14No sabemos con seguridad si Talo tenía la muerte de Cristo en mente cuando escribió su relato, pero no podemos descartar esa posibilidad.
  • Plinio, El Joven (61-112 D.C.) fue un autor romano, Gobernador de Bitinia, sobrino de Plinio, El Viejo y un gran escritor de cartas—existen diez libros de ellas. Plinio comenzó a perseguir cristianos debido a su influencia en asociaciones políticas y a la deserción de los templos paganos. Le escribió al Emperador Trajano para darle instrucciones de qué hacer con ellos. 15
  • Emperador Trajano (53-117 D.C.) le escribió a Plinio el Joven en respuesta a su solicitud de cómo lidiar con los cristianos en el área de Bitinia en Asia Menor.16
  • El Toledoth Jesu es un documento Judío anti-cristiano que aunque compilado en el siglo V, contiene las primeras tradiciones judías, lo que indica —tal como en Mateo 28:11-15— que la tumba de Jesús estaba vacía porque sus discípulos presuntamente robaron el cuerpo.17
  • 1 Corintios 15:3-5 es una fuente muy importante para nuestra investigación proveniente de Pablo: “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce.” Pablo utiliza aquí términos rabinos “recibí” y “enseñado” de una manera muy estilizada con términos no Paulinos indicando tradición oral. El tipo de griego usado y los nombres propios de Cefas y Santiago indican un posible origen Arameo (v.7). Pablo probablemente recibió este credo en su visita a Jerusalén a mediados de la década del 30 D.C. (Gálatas. 2:1-2) pero tal tradición data algunos años antes de eso y probablemente incluso en el año de la crucifixión de Jesús.18

Hecho #1: Jesús murió por crucifixión

La muerte de Jesús ha sido cubierta por todas nuestras herramientas de criterios históricos y ha sido atestiguada por múltiples fuentes independientes, tanto cristianas como seculares, como lo muestra el historiador judío Josefo. Tanto los cuatro Evangelios como el libro Hechos.19 la mencionan y es específicamente referida en el credo antiguo de 1 Corintios 15. Los historiadores romanos Tácito y Suetonio la afirman y otras fuentes, tales como Luciano, Talo, Mara Bar-Serapion y el Talmud, la mencionan. Esta contundente evidencia ha impulsado a expertos no cristianos a aceptar que la crucifixión es tan “cierta como puede serlo cualquier hecho histórico”20 y a considerar la muerte de “Jesús como consecuencia de la crucifixión como algo indiscutible.”21 En conjunto, estas fuentes no solamente son independientes sino también muy tempranas, contienen narrativa vergonzosa.22 Muchos de los eventos son declarados por testigos presenciales.23 Finalmente tenemos testimonio enemigo dado por el Talmud judío, el Toledoth Jesu y por Josefo. 24 La muerte y crucifixión de Jesús cumplen con los más altos estándares de historicidad.

Hecho #2: Sus discípulos creyeron haber visto a Jesús después de su crucifixión

Este hecho está fundamentado por el testimonio temprano de la vida de testigos presenciales. Es mencionado en el credo de 1 Corintios. 15, en los cuatro Evangelios y en el libro de Hechos. Nótese que no estamos diciendo que la resurrección es un hecho sólo porque sus discípulos creyeron ver a Jesús resucitado. Solamente afirmamos la “convicción de los discípulos” porque necesitamos explicar el origen de esta declaración. El credo temprano niega la hipótesis de que esto fue una tradición legendaria porque simplemente no hay tiempo para que se desarrolle tal leyenda. Pablo, Juan y Mateo describen haber visto a Jesús resucitado y no tenemos ningún registro de que se hayan retractado de tal creencia.25 Leemos en el libro de Hechos que los primeros cristianos eran perseguidos26— entre ellos Pablo, antes de su conversión27— y asesinados por su creencia. No solamente los discípulos escribieron sobre sus experiencias, sino que sus propios discípulos—los Padres Apostólicos— también testificaron al respecto.28 Estaban dispuestos a sufrir y morir por lo que habían experimentado. Lo realmente notable es que estuvieron en una posición clave para saber si su creencia estaba basada en una falsedad. Estas nueve fuentes confirman la muy temprana creencia de los discípulos en la resurrección de Jesús. Dada esta evidencia, el estudioso y escéptico Bart Ehrman concluye: “Los historiadores, desde luego, no tienen ninguna dificultad en hablar sobre la convicción en la resurrección de Jesús, ya que es un asunto de interés público; porque es un hecho histórico que algunos seguidores de Jesús llegaron a creer que fue levantado de los muertos poco tiempo después de haber sido ejecutado.”29

Hecho #3: La Conversión de Pablo, el Perseguidor de la Iglesia

Pablo fue un perseguidor de cristianos hasta que se convirtió en uno, escribió sobre su experiencia en las cartas a los Corintios, Gálatas y Filipenses. Lucas escribe sobre esta conversión en tres pasajes del libro de Hechos. Esto es un hecho sorprendente ya que tenemos a un antiguo enemigo cambiando su manera de ver el mundo de manera instantánea luego de haber atestiguado, liderado y respaldado el asesinato de cristianos.30 Esto constituye un testimonio enemigo y temprano, con múltiples testigos presenciales. Pero ¿qué causó este dramático cambio? Tanto Pablo como Lucas afirman que él tuvo una experiencia con quien él creyó que era Jesús resucitado.31 Además el hecho de que Pablo era perseguidor era conocido por toda la iglesia primitiva.32 Pablo sufrió inmensamente y finalmente fue martirizado33 en Roma tal como lo atestigua Tertuliano, Orígenes, Clemente de Roma, Policarpio y Dionisio de Corinto.

 

Hecho #4: Santiago, el escéptico medio hermano de Jesús, se convirtió en Cristiano

Santiago, el medio hermano de Jesús, es mencionado reiteradamente por Josefo en un pasaje incuestionable; de hecho, Josefo testifica sobre el martirio de Santiago:

 Festo estaba ya muerto y Albino estaba en camino; así que reunió a los jueces del Sanedrín y trajeron ante ellos al hermano de Jesús, quien era llamado Cristo, cuyo nombre era Santiago y a algunos otros, [o, algunos de sus compañeros] y cuando hubo fundado una acusación en contra de ellos como quebrantadores de la ley, los entregó para ser apedreados.34

Josefo confirma a Santiago como hermano de Jesús, sentenciado a muerte por lapidación (testimonio enemigo). También sabemos que antes de su conversión no creía en las pretensiones de Jesús (testimonio vergonzoso).35 Además, Santiago es encontrado más tarde como firme creyente y líder en la Iglesia de Jerusalén.36 La pregunta aquí es: ¿Qué cambió la opinión de Santiago? ¿Cómo es que creció con Jesús como un escéptico y un día dio un giro de 180 grados? Tenemos la respuesta en el credo temprano de 1 Corintios 15:7 (testimonio temprano): “Luego se apareció a Santiago, y después a todos los apóstoles” (testimonio de testigos oculares). Es seguro decir que Santiago creyó haber visto a Jesús vivo luego de su crucifixión y esto fue suficiente para convertirlo en un creyente firme hasta la muerte. La conversión de Santiago puede ser considerada sin duda alguna como un hecho histórico.

Hecho #5: La Tumba de Jesús fue Encontrada Vacía

El hecho de que los cuatro Evangelios 37 y Hechos (varias fuentes independientes) afirmen que las mujeres (testigos oculares) encontraron la tumba vacía, aunque es un reconocimiento vergonzoso, es algo sorprendente. Si los escritores de los acontecimientos en los Evangelios quisieran dar crédito a la historia hubieran usado a un varón destacado (probablemente Juan o Pedro), pero no lo hicieron. Las mujeres no gozaban de la misma credibilidad que los hombres como primeros testigos. Así mismo, la tumba estaba en Jerusalén—el mismo lugar donde el cristianismo floreció. Habría sido muy fácil para las autoridades judías identificar la tumba y exponer el cuerpo, pero no lo hicieron. De hecho sobornaron a un grupo de soldados para que dijeran que los discípulos habían robado el cuerpo mientras ellos dormían.38 Pero si ellos estaban dormidos, ¿cómo supieron que habían sido los discípulos? También hemos visto de nuestras fuentes históricas que el Toledoth Jesu (una fuente enemiga) afirma que la tumba yacía vacía. Que la tumba estuviese vacía también es insinuado muy temprana en el credo de 1 Corintios 15, pues si Jesús murió, fue enterrado y resucitó como lo afirma la creencia, deducimos así que la tumba estaba vacía. 39

 

Atando Cabos

 Jesús no fue el primer mesías en aparecer en escena, pero fue el único que cambió totalmente la vida de muchos judíos del siglo primero hasta el punto que estuvieron dispuestos a sufrir y morir por lo que creyeron que era verdad. Los judíos del período del Segundo Templo no tenían concepto alguno de un mesías resucitado,40 ni siquiera de un mesías sufrido y crucificado! De este modo, un escéptico necesita explicar de dónde viene esta creencia tan cercana a los hechos. ¿Por qué el cristianismo tomó la forma que tiene? ¿Por qué los primeros cristianos creyeron que su mesías era también Dios cuando este concepto era extraño en sus propias escrituras Judías?41 Los escépticos han tratado de explicar estos hechos como el resultado de alucinaciones, ladrones de tumbas, teorías de desmayos y fraudes. Pero ninguna de estas explicaciones apoya los datos históricos.

Algunos sugieren que los discípulos robaron el cuerpo; pero, qué clase de persona estaría dispuesta a morir por una mentira bien conocida? 42 Los mentirosos son malos mártires y de hecho, muy temprano en la historia, los discípulos pasaron de fugitivos cobardes a audaces defensores de la resurrección. Otros han concluido que los discípulos y seguidores de Jesús realmente no lo vieron sino que experimentaron alucinaciones. Pero esta teoría falla porque no hay evidencia alguna de que las alucinaciones en masa realmente sucedan.43 Es también evidente que Jesús se apareció a muchos individuos y a grupos de gente, tanto creyentes como incrédulos.44 Además las alucinaciones no explican la tumba vacía y el cuerpo desaparecido. Aparte, las alucinaciones no son “contagiosas”, no se pueden coordinar entre individuos y aun así leemos reportes sobre personas que tuvieron el mismo tipo de experiencia con Jesús vivo.

Finalmente, otros han indicado que Jesús realmente no estaba muerto sino que parecía muerto (teoría del desmayo). Esta teoría falla por diversas razones: los romanos eran extremadamente efectivos en la manera de matar. Sin embargo, supongamos por un momento que en realidad sobrevivió a la brutal paliza45 con el flagelo, al clavado de sus pies y brazos a la cruz, a la penetración de la lanza y a la pérdida de sangre. ¿Podríamos pensar que estaba en condición de desenvolverse de sus vestiduras funerarias, empujar la roca que cubría la tumba y evadir una guardia romana? Supongamos que pudo haber hecho todo eso. Una vez que llegó con sus discípulos, ¿verían a un mesías conquistador? No lo creo, habrían visto a un humano ensangrentado y golpeado, totalmente necesitado de ayuda médica. Pero incluso Poncio Pilato fue lo suficientemente listo de revisar si Jesús estaba realmente muerto al enviar un centurión para asegurarse que el trabajo estuviera hecho.46

Conclusión

Tengo que admitir que haber estudiado cuidadosamente estos hechos me ha dado tal esperanza que puedo enfrentar a la muerte—mirarla a los ojos—y luego estar seguro de que ha perdido el control sobre mí y sobre mis seres queridos que comparten esa misma esperanza. La muerte ha sido vencida y esto fue una realidad evidente para el apóstol Pablo cuando escribió “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?, ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?”47

En pocas palabras, La muerte ha muerto para todo cristiano, porque como dijo el profesor Habermas: “¡Muerte, no tienes nada!”.48

 

Para saber más en español:

  • Biblia de Estudio Apologética. B&H Español Editorial Staff.
  • Lee Strobel. El caso de Cristo

Para saber más en ingles:

  • Michael Licona, Gray Habermas. The Case for the Resurrection of Jesus.
  • Michael Licona, The Resurrection of Jesus.

 Presentación Parte 1 – Presentado el 9/Abril/2014 – Champion Forest Baptist Church.

Tr. y Ed. Paul Du-Pond/Alba Mosquera

Chris Du-Pond ©Copyright 2014 Todos los derechos Reservados

  1. Juan 14:19b. Todas las citas de las Escritura fueron tomadas de la Versión Reina Valera 1960.
  2. Para un tratamiento detallado del método historiográfico, ver Michael L. Licona, The Resurrection of Jesus: A New Historiographical Approach (Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, 2010), 93-102.
  3. Gary Habermas and Michael L. Licona, The Case for the Resurrection of Jesus (Grand Rapids, Michigan: Kregel Publications, 2004), 39.
  4. Ibid., 37.
  5. La base para afirmar que una gran mayoría de los eruditos respaldan estos hechos proviene de un estudio en curso del Dr. Gary Habermas en el cual ha rastreado más de 3400 fuentes eruditas en francés, alemán e inglés desde 1975. Esto incluye toda una gama de expertos, desde liberales hasta conservadores. Habermas afirma que los expertos que están en desacuerdo con estos hechos “se pueden contar con una mano, quizá dos”. Gary Habermas, “The Minimal Facts Approach to the Resurrection of Jesus”, Personal Website, http://www.garyhabermas.com/articles/southeastern_theological_review/minimal-facts-methodology_08-02-2012.htm (visitada el 11 de noviembre del 2013).
  6. Este testimonio temprano es también la razón por la cual todos los demás evangelios apócrifos no fueron reconocidos como auténticos. Sencillamente no estuvieron cerca de la fuente original y de los testigos de la vida de Jesús.
  7. William Lane Craig, On Guard: Defending Your Faith with Reason and Precision (Colorado Springs, CO: David C Cook, 2010), 185-6.
  8. De este relato podemos aprender que (1) los cristianos fueron nombrados por su fundador, Chrestus (del latín), (2) quien fue condenado a muerte por el procurador romano Pontius Pilatus (también del latín), (3) durante el reinado del emperador Tiberio (14-37 D.C.); (4) su muerte terminó en “superstición” por un tiempo, (5) pero resurgió nuevamente; (6) especialmente en Judea, donde se originó esta enseñanza. (7) Sus seguidores llevaron su doctrina a Roma; (8) cuando un gran incendio destruyó gran parte de la ciudad durante el reinado de Nerón (54-68 D.C.). El emperador culpó a los cristianos que vivían en Roma. (9) Tácito informa que este grupo fue odiado por sus abominaciones. (10) Estos cristianos fueron arrestados luego de confesarse culpables; (11) muchos fueron condenados por “odio contra la humanidad”, (12) fueron objeto de burla. (13) los torturaron clavándolos en la cruz o quemados hasta morir. (14) Debido a estos actos, la gente tuvo compasión por los cristianos; (15) Tácito concluyó por tanto que tales castigos no fueron por el bien general, sino simplemente “para saciar la crueldad de un hombre.” Gary Habermas, “The Historical Jesus,” Personal Website, http://www.garyhabermas.com/books/historicaljesus/historicaljesus.htm (visitado el 11 de noviembre del 2013).
  9. Gaius Suetonius, “Life of Claudius”, Ancient History Sourcebook, http://www.fordham.edu/halsall/ancient/suetonius-claudius-worthington.asp (visitado el 11 de noviembre del 2013).
  10. Gaius Suetonius, “De Vita Caesarum–Nero, c. 110 C.E.”, Ancient History Sourcebook, http://www.fordham.edu/halsall/ancient/suet-nero-rolfe.asp (visitado el 11 de noviembre del 2013).
  11. En la víspera de Pascua Yeshu fue colgado. Durante cuarenta días antes de que la ejecución se llevara a cabo, un heraldo salió diciendo “Lo van a lapidar porque ha practicado la hechicería y ha seducido a Israel a la apostasía. Cualquiera que pueda decir algo a su favor, que venga a declarar de su parte”. Pero debido a que no se dijo nada a su favor, fue colgado en víspera de la Pascua. Gary Habermas, “The Historical Jesus,” Personal Website, http://www.garyhabermas.com/books/historicaljesus/historicaljesus.htm (visitado el 11 de noviembre del 2013).
  12. Hay controversia acerca de este pasaje debido a interpolaciones cristianas en el texto. Para este documento tomé el enfoque más conservador usando una versión del texto del cual se quitaron las siguientes interpolaciones: “que Jesús era más que un hombre, que era el mesías, y que se levantó de los muertos en cumplimiento de las escrituras”. Usaremos entonces el texto del reconocido erudito John P. Meier, ya que él está de acuerdo en que hay buenas razones para considerar este texto auténtico después que se han quitado las porciones sospechosas: “En aquel tiempo apareció Jesús, un hombre sabio. Era un hacedor de hechos sorprendentes, un maestro de gente que recibía la verdad con gusto. Y tuvo aceptación de muchos tanto de origen judío como griego. Y cuando Pilato, por una acusación hecha por los líderes de entre nosotros, lo condenó a la cruz, aquellos que lo habían amado no cesaron de hacerlo. Y hasta este momento la tribu de cristianos (llamados así por él) no ha perecido.” John P. Meier, A Marginal Jew: Rethinking the Historical Jesus. Vol. 1, The Roots of the Problem and the Person (New York, NY: Doubleday, 1991), 60-67.
  13. Lucian of Samosata, “The Passing of Peregrinus”, http://www.tertullian.org/rpearse/lucian/peregrinus.htm (visitada el 11 de noviembre del 2013).
  14. Julius Africanus, “Extant Work”, Fragment 18.1, http://www.newadvent.org/fathers/0614.htm (Visitada el 12 de noviembre del 2013).
  15. Plinio escribe: “Mientras tanto, el método que he mantenido con aquellos que han sido traídos a mí como cristianos es este: Les preguntaba si eran o no cristianos; si lo admitían, yo repetía la pregunta dos veces, y los amenazaba con castigarlos; si ellos insistían, yo ordenaba de una vez su castigo: porque había sido persuadido de que, cualquiera que fuera la naturaleza de su opinión, dicha continua e inflexible obstinación ciertamente merecía corrección… {Otros fueron anónimamente inculpados} tras ser examinados, negaron ser cristianos, o haberlo sido alguna vez. Repitieron conmigo una invocación a los dioses y ofrecieron ritos religiosos con vino e incienso ante su estatua (la cual mandé comprar con ese propósito, junto con las de los dioses) y aún injuriaron el nombre de Cristo: sin que hubiera coacción, se decía, a aquellos que son realmente cristianos a cumplir con ninguna de estas prácticas: consideré pertinente, por tanto hacer los descargos.” Carta 47 de Plinio El Joven al emperador Trajano, tomada de The Harvard Classics, disponible a través de  Bartleby.com: Great Books Online http://www.bartleby.com/9/4/2097.html (consultado el 11 de noviembre del 2013).
  16. Trajano le responde a Plinio: “Has adoptado el camino correcto, mi querido Secundus, en investigar los cargos contra los cristianos que son traídos ante ti. No es posible establecer una regla general para tales casos. No salgas en busca de ellos. Si realmente han de ser llevados ante ti y el crimen es probado, deben ser castigados; con la restricción, sin embargo, de que donde la parte niegue ser cristiano y lo haga evidente al invocar a nuestros dioses, sin perjuicio de ninguna previa sospecha, sea perdonado bajo arrepentimiento.  No debe recibirse información anónima en ningún tipo de enjuiciamiento, porque introduce un precedente muy peligroso y no es acorde con el espíritu de nuestra era.” Carta 47 de Plinio El Joven al emperador Trajano, tomada de The Harvard Classics disponible a través de Bartleby.com: Great Books Online http://www.bartleby.com/9/4/2098.html (consultado el 11 de noviembre del 2013).
  17. Habermas declara que “aunque los eruditos judíos desprecian la confiabilidad de esta fuente, la enseñanza de que los discípulos fueron quienes removieron el cuerpo de Jesús persistió durante los primeros siglos después de la muerte de Jesús.” Gary Habermas, “The Historical Jesus,” Personal Website, http://www.garyhabermas.com/books/historicaljesus/historicaljesus.htm (consultado el 11 de noviembre del 2013).
  18. Críticos no cristianos, como Bart Ehrman, Gerd Lüdemann y John Dominic Crossan, están de acuerdo en que esta es una fórmula muy temprana.
  19. Aún si los críticos eliminan los Evangelios y Hechos a priori, quedan muchas fuentes disponibles. Muchos historiadores concuerdan en que dos fuentes son más que suficiente para establecer historicidad; si quitamos el relato de los Evangelios, aquí tenemos al menos otras diez fuentes.
  20. John Dominic Crossan, Jesus: A Revolutionary Biography (San Francisco: HarperCollins, 1991), 145.
  21. Gerd Lüdemann. The Resurrection of Christ (Amherst, NY: Prometheus, 2004), 50.
  22. Pedro negó a Jesús 3 veces, Jesús fue ridiculizado y golpeado para ser ejecutado como un criminal común y corriente. Los discípulos son presentados como cobardes que estuvieron ausentes durante la crucifixión de su líder y maestro.
  23. Juan y Pedro testificaron sobre eventos en torno a la crucifixión. Juan estuvo presente junto con María, la madre de Jesús y otra mujer.
  24. Josefo no es una fuente hostil sobre los eventos; pero ciertamente no era cristiano.
  25. Lo mismo se puede decir de todos los apóstoles. Puede que no sepamos con certeza como murieron; pero no tenemos registro de que ninguno de ellos se haya retractado. Si ese hubiera sido el caso, la noticia se hubieran esparcido como un incendio forestal.
  26. Como ejemplo de persecución Cristiana de la iglesia primitiva, de una fuente secular, por favor revise las citas de Trajano y Plinio El Joven en el “Fundamento Histórico” de este documento.
  27. Por medio de los escritos de Lucas en el libro de Hechos, Pablo se convierte en un testimonio enemigo.
  28. Estos son los líderes de la iglesia que sucedieron a los apóstoles y tuvieron comunión con ellos, incluyendo a Clemente de Roma (30-100 D.C.), Tertuliano (200 D.C.), Policarpio (69-155). Todos estos escritores afirman que los apóstoles aseguran haber visto el ascenso de Jesús.
  29. Bart D. Ehrman, Jesus: Apocalyptic Prophet of the New Millennium (Oxford: OUP, 2001), 231.
  30. Esteban es el primer mártir cristiano registrado en la historia. El libro de Hechos indica que Pablo no sólo fue testigo durante su martirio (7:58) sino que lo aprobó (8:1) y luego se dio a la tarea de perseguir a la iglesia (8:3).
  31. Ver hechos 9:1-19; 22:3-21; 26:9-23; 1Cor. 9:1; 15:8.
  32. Ver Gálatas 1:13,23.
  33. Justo antes del 200 D.C. Tertuliano reportó la muerte de Pablo y de Pedro. Tertulian, Antidote for the Scorpion’s Sting, XV, Christian Classics Ethereal Library, http://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.v.x.xv.html?http://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.v.x.xv.html (consultado el 11 de noviembre del 2013).
  34. Flavius Josephus, Antiquities of the Jews – Book XX, Chapter 9, http://www.ccel.org/j/josephus/works/ant-20.htm (consultado el 11 de noviembre del 2013).
  35. Su familia y hermanos creyeron que estaba “fuera de sus cabales” y no lo consideraban como el Mesías o el “Hijo de Dios”. Ver Marcos 3:21, 31; 6:3-4; Juan 7:5.
  36. Ver Hechos 15:13; 21:18, Gálatas 1:19; 2:9.
  37. Los evangelios constituyen una fuente independiente de fuentes debido a que :(1) Juan es independiente a los evangelios sinópticos, 2) Lucas y Juan contienen la historia de Pedro y otro discípulo inspeccionando la tumba independientemente de Marcos, (3) y los Sermones de Hechos 2:29-32 implican que la tumba estaba vacía.
  38. Ver Mateo 28:11-15
  39. “También tenemos tradiciones sólidas que indican que las mujeres encontraron la tumba vacía tres días más tarde. Eso se atestigua en todas las fuentes de nuestro evangelio, tempranas y tardes, y así aparenta ser un dato histórico. Como tal, yo pienso que podemos decir que después de la muerte de Jesús, con alguna (probablemente con bastante) certeza, que él fue sepultado, posiblemente por su compañero, José de Arimatea, y que tres días después pareció no haber estado en la tumba” (Bart Ehrman, tomado de From Jesus to Constantine: A History of Early Christianity, Lecture 4: Oral and Written Traditions about Jesus)
  40. N.T Wright, The Resurrection of the Son of God (Minneapolis, MN: Fortress Press, 2003), 686.
  41. Lo que es significativo en el contexto de Jesús es que hizo afirmaciones únicas sobre su origen divino, en el marco de un ministerio de sanación y exorcismos. Pero como lo afirma N.T. Wright, hoy en día existen judíos que creen que Jesús realmente se levantó de los muertos, pero aun así no creen que sea el “Hijo de Dios”. Ibid., 719-21.
  42. Como testigos presenciales, los discípulos tuvieron el privilegio de conocer la verdad en torno a los eventos de la resurrección.
  43. El Dr. Gary Habermas consultó al psicólogo clínico, Gary A. Sibcy al respecto y Sibcy concluyó que: “Durante las últimas dos décadas, he estudiado la  literatura profesional escrita por psicólogos, psiquiatras y otros profesionales médicos y aún no he encontrado un solo caso de alucinación en grupo…” citado por Michael L. Licona, The Resurrection of Jesus, 484.
  44. En el caso de Pablo, seríamos presionados a explicar ¿cómo es que un perseguidor de la iglesia se convirtió en su más ardiente seguidor al grado del martirio después de una vida de sufrimiento, persecución y encarcelamiento?
  45. Para detalles, por favor ver Habermas and Licona, The Case for the Resurrection, 100.
  46. Ver Marcos 15:44-45
  47. 1 Corintios 15:55
  48. Escuchado del Dr. Habermas durante conferencias en la Universidad de Biola, Verano 2013.