Resurrección: ¿Qué dicen los Eruditos?

Resurrección: ¿Qué dicen los Eruditos?

Por Chris Du-Pond

En varios escritos como este y este, he defendido la resurrección de Jesús usando un método acuñado por el Dr. Gary Habermas llamado el método de los “hechos mínimos”.

Estos hechos son usados por Habermas por tres razones principales:

  1. Porque la gran mayoría de los estudiosos aceptan estos hechos como históricos.
  2. Porque están bien establecidos por el método histórico.
  3. La única explicación que puede dar cuenta de la existencia de todos estos hechos es la resurrección de Jesús.

En realidad Habermas usa unos 11 o 12 Hechos mínimos pero la resurrección se puede demostrar usando incluso unos 3 o 4, pero vamos a agregar los 6 que cubren el requisito de ser aceptados por estos historiadores. Estos hechos son:

  1. Jesús murió por crucifixión
  2. Los discípulos tuvieron experiencias que ellos interpretaron como apariciones de Jesús resucitado.
  3. Los discípulos sufrieron una transformación de escépticos cobardes a valientes anunciadores de su muerte y resurrección (y estuvieron dispuestos a sufrir y morir por esa creencia)
  4. La proclamación sucedió muy tempranamente en la iglesia primitiva
  5. Santiago, quien había sido un escéptico (hermano de Jesús), se convirtió en líder de la iglesia en Jerusalén (luego de ver a Jesús resucitado).
  6. Pablo también se convierte al cristianismo luego de una experiencia que él describe como una aparición de Jesús resucitado

Habermas sabe esto porque ha rastreado unos 3400 eruditos neotestamentarios que incluye a ateos y agnósticos en Francés, Inglés y Alemán. Frecuentemente cuando converso con escépticos, se me piden las fuentes. Este escrito cumple la función de proporcionar una buena base de fuentes documentadas. Por otra parte, no conozco a un solo erudito con doctorado acreditado y que enseñe en una universidad acreditada que crea que Jesús no existió (Richard Carrier y Robert Price son dos de ellos pero ninguno enseña en universidad acreditada y pocos estudiosos los toman en serio).

Estas fuentes son del libro Risen Jesús and Future Hope del Dr. Gary Habermas por Rowman & Littlefield Publishers, Inc. 2003.

  1. Rudolph Bultmann, Theology of the New Testament, 2 vols., trans. Kendrick Grobel (New York: Scribner’s
    Sons, 1951, 1955), 1:44-46, 52, 60, 80-83.
  2. Paul Tillich, Systematic Theology, 3 vols. (Chicago: University of Chicago Press, 1957), 2:153-58.
  3. John Hick, Death and Eternal Life (Louisville, Ky.: Westminster John Knox Press, 1994), 171-77.
  4. Gunther Bomkamm, Jesus of Nazareth, trans. Irene and Fraser McLuskey with James M. Robinson (New York: Harper and Row, 1960), 179-86.
  5. Helmut Koester, Introduction to the New Testament, 2 vols. (Philadelphia: Fortress Press, 1982), 2:84., 2:84-86, 100.
  6. Karl Barth, Church Dogmatics, 13 vols., ed. G. W. Bromiley and T. E Torrance (Edinburgh: T. and T. Clark, 1961), vol. 4, part 1,334-36,351-53.
  7. Emil Brunner, Dogmatics, 3 vols., trans. Olive Wyon (Philadelphia: Westminster Press, 1950-79), 2363-78.
  8. Jürgen Moltmann, Theology of Hope: On the Ground and the Implication of a Christian Eschatology, trans. James W. Leitch (New York: Harper and Row, 1967), 165-66, 172, 197-202.
  9. H. Dodd, “Appearances of the Risen Christ: An Essay in Form-Criticism of the Gospels,” in More New Testament Essays (Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1968), 124-25, 13 1-33.
  10. Norman Perrin, Resurrection according to Matthew, Mark, and Luke (Philadelphia: Fortress, 1977), 78-84.
  11. John A. T. Robinson, Can We Trust the New Testament? (Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1977), 113-29.
  12. Reginald H. Fuller, Formation of the Resurrection Narratives, rev. ed. (Philadelphia: Fortress Press, 1980), 27-49.
  13. Michael Grant, Jesus: An Historian’s Review of the Gospels (New York: Scribner, 1977), 174-79.
  14. Wolfhart Pannenberg, Jesus: God and Man, 2nd ed., trans. Lewis L. Wilkins and Duane A. Priebe (Philadelphia: Westminster Press, 1977), 88-106.
  15. Ulrich Wilckens, Resurrection: Biblical Testimony to the Resurrection: An Historical Examination and Explanation, trans. A. M. Stewart (Edinburgh: Saint Andrew Press, 1977), 6-16, 112-14.
  16. Joachim Jeremias, “Easter: The Earliest Tradition and the Earliest Interpretation,” New Testament Theology: The Proclamation of Jesus, trans. John Bowden (New York: Charles Scribner’s Sons, 1971), 300-311.
  17. Wemer Georg Kummel, The Theology of the New Testament: According to its Major Witnesses: Jesus-Paul-John (Nashville: Abingdon Press, 1973), 102-5.
  18. Raymond E. Brown, The Virginal Conception and Bodily Resurrection of Jesus (New York: Paulist Press, 1973), 80-82, 128.
  19. Leonard Goppelt, “The Easter Kerygma in the New Testament,” in The Easter Message Today, 35-37, 43-53.
  20. Elaine Pagels, The Gnostic Gospels (New York: Random House, 1979), 3-12.
  21. Marcus Barth and Verne H. Fletcher, Acquittal by Resurrection (New York: Holt, Rinehart and Winston, 1964), part 1 (Barth), 11-15,37-39.
  22. Paul Van Buren, The Secular Meaning of the Gospel: Based on an Analysis of its Language (New York: Macmillan, 1963), 126-34
  23. William Wand, Christianity: A Historical Religion? (Valley Forge, Pa.: Judson Press, 1972) 51, 59, 84, 93, 108.
  24. M. Hunter, Jesus: Lord and Saviour (Grand Rapids, Mich.: Eardmans, 1976), 98-107.
  25. M. Ramsey, The Resurrection of Christ (London: Collins, 1961), 35-45.
  26. T. Jones, A History of Western Philosophy, 5 vols, 2nd ed., (New York: Harcourt Brace Jovanovich, 1969), 2:34-35, 39.
  27. George Eldon Ladd, I Believe in the Resurrection of Jesus (Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1975), 36-43, 93, 109-11.
  28. Daniel Fuller, Easter Faith and History (Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1965), 208-29
  29. Helmut Thielicke, “The Resurrection Kerygma,” in The Easter Message Today, trans. Salvator Attanasio and Darrell Likens Guder (London: Thomas Nelson, 1964), 59-62, 86-91.
  30. Grant Osborne, The Resurrection Narratives: A Redactional Study (Grand Rapids, Mich.: Baker Books, 1984), 231-33, 276-77, 281-88.
  31. Pheme Perkins, Resurrection: New Testament Witness and Contemporary Reflection (Garden City, N.Y.: Doubleday, 1984), 84-95, 196-210.
  32. Howard Clark Kee, What Can We Know about Jesus? (Cambridge: Cambridge University Press, 1990),1-2,21-23,60-61,85-86,90.
  33. Pinchas Lapide, The Resurrection of Jesus: A Jewish Perspective (Minneapolis: Augsburg, 1983),91-99, 125-31
  34. Thomas Sheehan, The First Coming: How the Kingdom of God Became Christianity (New York: Random House, 1986), 101-18.
  35. Paul Barnett, Jesus and the Logic of History (Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1997), 115-34, 159-61.
  36. William Lane Craig, Assessing the New Testament Evidence for the Historicity of the Resurrection of Jesus (Lewiston, N.Y.: Edwin Mellen Press, 1989), 36-38, 53-82, 163-96, 379-420.
  37. P. Sanders, The Historical Figure of Jesus (London: Penguin Books, 1993), 10-13, 125-26, 133-36, 277-81.
  38. Gerald O’Collins, Jesus Risen: An Historical, Fundamental and Systematic Examination of Christ’s Resurrection (New York: Paulist Press,1987), 99-147.
  39. Luke Timothy Johnson, The Real Jesus (San Francisco: Harper San Francisco, 1996), 110-22, 133-36.
  40. John Shelby Spong, Resurrection: Myth or Reality? (San Francisco: Harper San Francisco, 1994), 47-56, 239-43, 255-60.
  41. John Drane, Introducing the New Testament (San Francisco: Harper and Row, 1986), 77-107.
  42. Robert Funk, Honest to Jesus (San Francisco: Harper San Francisco, 1996), 33-40, 260, 267-7.
  43. Murray Harris, Raised Immortal: Resurrection and Immortality in the New Testament (Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1983), 5-11, 60.
  44. Gerd Ludemann y Alf Ozen, What Really Happened to Jesus: A Historical Approah to the Resurrection, trans. John Bowden (Louisville, Ky.: Westminster John Knox Press, 1995), 9-7, 102-5, 125-34.
  45. Thonvald Lorenzen, Resurrection and Discipleship: Interpretive Models, Biblical Reflections, Theological Consequences (Maryknoll, N.Y.: Orbis Books, 1995), 13 1-36, 141-44, 184-87.
  46. Neville Clark, Interpreting the Resurrection (Philadelphia: Westminster Press, 1967), 89-101.
  47. Paul L. Maier, In the Fullness of Time: A Historian Looks at Christmas, Easter, and the Early Church (San Francisco: Harper San Francisco, 1991), 164-88, 204-5.
  48. John Dominic Crossan, The Historical Jesus: The Life of a Mediterranean Jewish Peasant (San Francisco: Harper Collins, 1991), 372-75, 397-98.
  49. John Dominic Crossan, Jesus: A Revolutionary Biography (San Francisco: Harper Collins, 1994), 135, 145, 154, 165, 190.
  50. Stephen T. Davis, Risen Indeed (Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1993), 15, 177-85.
  51. Bart D. Ehrman, Jesus: Apocalyptic Prophet of the New Millennium (New York: Oxford University Press, 1999), 227-31.
  52. John Meier, A Marginal Jew: Rethinking the Historical Jesus, 3 vols. (New York: Doubleday, 1987-2001), 3:67-71, 146-47, 234-35, 251-52, 625.
  53. J. M. Wedderburn, Beyond Resurrection (Peabody, Mass.: Hendrickson, 1999), 4-15,47, 113-17, 188.
  54. T. Wright, The New Testament and the People of God (Minneapolis: Fortress Press, 1992), 111,353-54,400-401.
  55. T. Wright, Jesus and the Victory of God, vol. 2 of Christian Origins and the Question of God (Minneapolis: Fortress Press, 1996), 109-12, 480,487,551-52,659.

Otra lista relacionada es una muestra de eruditos que incluye, de nuevo, a ateos, agnósticos, judíos y escépticos (entre otros), que creen que los discípulos tuvieron experiencias que los llevaron a concluir que tuvieron apariciones del Jesús Resucitado, sea o no cierto que esto haya ocurrido. El punto es que el afirmar “Los discípulos CREYERON haber visto lo que ellos interpretaron como Jesús resucitado” es considerado como histórico. Es decir que esa creencia de parte de los discípulos era una creencia sincera.

La lista de eruditos que afirman esto como hecho histórico es:

  1. Helmut Koester, Introduction to the New Testament, 2 vols. (Philadelphia: Fortress Press, 1982), 284.
  2. Michael Goulder, “The Baseless Fabric,” in Resurrection Reconsidered, ed. Gavin D’Costa (Oxford: Oneworld Publications, 1996), 48.
  3. Marcus Borg, “Thinking about Easter,” Bible Review 10 (1994): 15.
  4. John Dominic Crossan, Jesus: A Revolutionary Biography (San Francisco: Harper Collins, 1994), 190.
  5. Robert Funk, Honest to Jesus (San Francisco: Harper San Francisco, 1996), 40, 266.
  6. Roy W. Hoover, “A Contest between Orthodoxy and Veracity,” in Jesus’s Resurrection: Fact or Figment, 131, 92-97, 111, 141.
  7. Rudolf Pesch, The Resurrection of Jesus as History 47“Zur Entstehung des Glaubens an die Auferstehung Jesu: Ein neuer Versach,” Freiburger Zeitschrift fur Philosophie und Theologie 30 (1983): 87.
  8. Anton Vogtle in Vogtle and Rudolf Pesch, Wie kam es zum Osterglauben! (Dusseldorf, Germany: Patmos- Verlag, 1975), 85-98.
  9. John Galvin, “Resurrection as Theologia Crucis Jew: The Foundational Christology of Rudolf Pesch,” Theological Studies 38 (1977): 521-23.
  10. Hans Conzelmann, I Corinthians (Philadelphia: Fortress Press, 1975), 258-66.
  11. Norman Perrin, The Resurrection according to Matthew, Mark, and Luke (Philadelphia: Fortress, 1977), 80-83.
  12. Gerd Ludemann in collaboration with Alf Ozen, What Really Happened to Jesus: A Historical Approach to the Resurrection, trans. John Bowden (Louisville, Ky.: Westminster John Knox Press, 1995), 37, 50, 66.
  13. Jack Kent, The Psychological Origins of the Resurrection Myth (London: Open Gate Press, 1999), 18-19.
  14. James Keller, “Response to Davis,” Faith and Philosophy 7 (1990): 114.
  15. Hans Werner Bartsch, “lnhalt und Funktion des Urchristlichen Osterglaubens,” New Testament Studies 26 (1980): 180, 194-95.
  16. James M. Robinson, “Jesus from Easter to Valentinus (or to the Apostles’ Creed),” Journal of Bibilical Literature 101 (1982): 8, 20.
  17. A. Wells, Did Jesus Exist? (London: Pemberton, 1986), 32, 207.
  18. Michael Martin, The Case against Christianity (Philadelphia: Temple University Press, 1991), 83, 90.
  19. John Shelby Spong, The Easter Moment (San Francisco: Harper and Row, 1987), 51-53, 173.
  20. Thomas Sheehan, The First Coming: How the Kingdom of God Became Christianity (New York: Random House, 1986), 91.
  21. K. Elliott, “The First Easter,” History Today 29 (1979): 209-10, 220.
  22. J. M. Wedderburn, Beyond Resurrection (Peabody, Mass.: Hendrickson, 1999), 47, 188.
  23. Karl Rahner, Foundations of Christian Faith: An Introduction to the Idea of Christianity, trans. William V. Dych (New York: Seabury Press, 1978), 265, 277.
  24. Wolfhart Pannenberg, “Die Auferstehung Jesu: Historie und Theologie,” Zeitschrift fur Theologie und Kirche 91 (1994): 320-23.
  25. Jurgen Moltmann, Theology of Hope: On the Ground and the Implications of a Christian Eschatology, trans. James W. Leitch (New York: Harper and Row, 1967), 172-73.
  26. Raymond E. Brown, The Virginal Conception and Bodily Resurrection of Jesus (New York: Paulist Press, 1973), 125-29.
  27. James D. G. Dunn, The Evidence for Jesus (Louisville, Ky.: Westminster Press, 1985), 75.
  28. Luke Timothy Johnson, The Real Jesus (San Francisco: Harper San Francisco, 1996), 136.
  29. Walter Kasper, Jesus the Christ, new ed., trans. V. Green (Mahweh, N. J. Paulist Press, 1976), 124-25.
  30. Stephen T. Davis, Risen Indeed (Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1993), 182.
  31. E.B Cranfield, “The Resurrection of Jesus Christ,” Expository Times 101 (1990), 169.
  32. Hugo Staudinger, “The Resurrection of Jesus Christ as Saving Event and as ‘Object’ of Historical Research,” Scottish Journal of Theology 36 (1983), 312, 318-20.
  33. Rowan Williams, Resurrection: Interpreting the Easter Gospel (London: Darton, Longman and Todd, 1982), 97, 117-19.
  34. John Alsup, (The Post-Resurrection Appearance Stories of the Gospel Tradition: A History-of-Tradition Analysis with Text-Synopsis, Calwer Theologische Monographien 5 [Stuttgart, Germany: Calwer Verlag, 1975], 55), 274.
  35. Reginald H. Fuller, The Formation of the Resurrection Narratives, rev. ed. (Philadelphia: Fortress Press, 1980), 47-49, 181.
  36. Jacob Kremer, Die Osterevangelien-Geschichten um Geschichte, 2nd ed. (Stuttgart, Germany: Verlag Katholisches Bibelwerk, 1981), esp. 153-55.
  37. Ben F. Meyer, The Aims of Jesus (London: SCM Press, 1979), 60.
  38. John Meier, A Marginal Jew: Rethinking the Historical Jesus, 3 vols. (New York: Doubleday, 1987-2001), 3:70, 235, 252.
  39. P. Sanders, The Historical Figure of Jesus (London: Penguin Books, 1993), 10-13, 278-80.
  40. N. T. Wright, “Christian Origins and the Resurrection of Jesus: The Resurrection of Jesus as a Historical Problem,” Sewanee Theological Review 41 (1998): 118.
  41. Joseph Dore, “Croire en la Resurrection de Jesus-Christ,” Etudes 356 (1982), 532.
  42. Francis Schussler Fiorenza, “The Resurrection of Jesus and Roman Catholic Fundamental Theology,” in The Resurrection, 238, 243-47.
  43. Gerald O’Collins, Jesus Risen: An Historical, Fundamental and Systematic Examination of Christ’s Resurrection (New York: Paulist Press,1987), 118-19.
  44. William Lane Craig, Assessing the New Testament Evidence for the Historicity of the Resurrection of Jesus (Lewiston, N.Y.: Edwin Mellen Press, 1989), esp. part 3.
  45. John A. T. Robinson, Can We Trust the New Testament? (Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1977), 120-27.
  46. Philip Jenkins, Hidden Gospels: How the Search for the Historical Jesus Lost its Way (New York: Oxford University Press, 2001), 78.
  47. Michael Grant, Jesus: An Historian’s Review of the Gospels (New York: Scribner, 1977), 176.
  48. John Drane, Introducing the New Testament (San Francisco: Harper and Row, 1986), 101-4.
  49. Charles Austin Perry, The Resurrection Promise (Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1986), 4.
  50. Lindars, “Resurrection and the Empty Tomb,” in The Resurrection of Jesus Christ, 127.
  51. Pinchas Lapide, The Resurrection of Jesus: A Jewish Perspective (Minneapolis: Augsburg, 1983), 125-28.
  52. David Samuel, “Making Room in History for the Miraculous,” Churchman 100 (1986): 108-1 0.
  53. Hansjurgen Verweyen, “Die Ostererscheinungen in fundamentaltheologischer Sicht,” Zeitschrift fur Katholische Theologie 103 (1981): 429.
  54. Thonvald Lorenzen, Resurrection and Discipleship: Interpretive Models, Biblical Reflections, Theological Consequences (Maryknoll, N.Y.: Orbis Books, 1995), 123, 130-32.
  55. Donald Goergen, The Death and Resurrection of Jesus, vol. 2 of A Theology of Jesus (Wilmington, Del.: Michael Glazier, 1980), 127-28, 261.
  56. William P. Loewe, “The Appearances of the Risen Lord: Faith, Fact, and Objectivity,” Horizons 6 (1979): 190-91.
  57. Howard Clark Kee, What Can We Know about Jesus? (Cambridge: Cambridge University Press, 1990), 1-2, 23, 86, 113.
  58. Ben Witherington III, “Resurrection Redux,” in Will the Real Jesus Please Stand Up? A Debate between William Lane Craig and John Dominic Crossan, ed. Paul Copan (Grand Rapids, Mich.: Baker Books, 1998), 131-32.
  59. John Pilch, “Appearances of the Risen Jesus in Cultural Context,” Biblical Theology Bulletin 28 (1998): 59.
  60. Adrian Thatcher, “Resurrection and Rationality,” in The Resurrection of Jesus Christ, 180.
  61. Traugott Holtz, “Kenntnis von Jesus und Kenntnis Jesu: Eine Skizze zum Verhaltnis zwischen 48 Chapter One historisch-philologisher Erkenntnis und historisch-theologischem Verstandnis,” Theologische Literaturzeitung 104 (1979): 10.
  62. Peter Stuhlmacher, Was geschah auf Golgatha? Zur Heilsbedeutung von Kreuz, Tod und Auferweckung Jesu (Stuttgart, Germany: Calwer Verlag, 1998), 58-64.

Despedida de mis Hijos. Una Perspectiva Eterna

 

.

Hoy, al despertar, mi esposa y yo fuimos bombardeados con varias noticias que nos desgarraron el corazón. Un ser querido tuvo un grave accidente con una sierra, el suicidio de un chico de 25 años—familiar de una persona de nuestra iglesia que amamos, y un querido amigo, John, hoy deja a su esposa Luisa viuda y a sus 3 hijos huérfanos de Padre.

Esto me ha hecho pensar en los hijos de John: Sonia, Sarita, y Jonathan. Y me ha hecho pensar:

¿Qué quisiera yo que mis propias hijas supieran si repentinamente tengo yo también que partir a la eternidad? 

¿Que habría dicho John?

En realidad sería presuntuoso poner palabras en labios de John (no pretendo hacer eso de ninguna manera), pero John y yo tenemos algo en común: Cristo, y la esperanza de la resurrección y la Vida Eterna.

Esto es lo que escribiría yo a mis hijos y no creo que esta carta sea demasiado distinta a lo que John diría a sus hijos:


Mis pequeños hijitos,

Sepan que los amo con todo el corazón, y siento mucho dejarlos en este momento en que sé que aún me necesitan, pero Jesús me ha llamado a entrar al Reino. No le tengan ningún rencor a Dios, el sabe bien lo que hace. Ámenlo siempre, sigan en Sus caminos y no se alejen de Él. Dios es su Papito y él está con ustedes siempre. También tienen a la mejor Mami del mundo. Ella les ama más que nadie en el mundo. Ayúdenle en sus luchas, sean obedientes a ella, ámenla mucho, así como yo la he amado—con toda mi fuerza. ¡Manténganse siempre unidos!

Recuerden que no están solos, y es normal llorar. Cuando Jesús ya estaba a punto de ir con su Padre, sus discípulos estaban muy tristes, igual que ustedes. Pero Jesús les dijo unas palabras para consolarlos: El les dijo, “No tengan miedo, mi rebaño pequeño, que es la buena voluntad de mi Padre darles el Reino”.  Ustedes son su pequeño rebaño, y yo ya estoy en el Reino, y ya no estoy sufriendo. Por eso, no tengan miedo, porque el Reino es también de ustedes porque creen en Jesús.

¿Saben? Cuando Jesús resucitó, destruyó a la muerte. Por eso nosotros no moriremos para siempre. Va a llegar un día en que Dios va a darnos un nuevo cuerpo como el de Jesús cuando resucitó.

Va a llegar un día en que Dios va a darnos un nuevo cuerpo como el de Jesús cuando resucitó.

 Un súper-cuerpo que no morirá jamás…y estaremos juntos. Dios va a rehacer la tierra y el cielo. ¿Y qué habrá allá, preguntan ustedes? Es imposible explicarlo con palabras, pero imaginen esto:

En la eternidad vamos a vivir con todos los cristianos que hemos conocido, y los que han vivido antes que nosotros.

Ahí vamos a vivir sin culpa (¿se pueden imaginar?), sin lágrimas, sin muerte, sin dolor.

Habrá banquetes de su comida favorita (si, vamos a poder comer delicioso). Dios en Su Palabra habla de banquetes.

El Nuevo Cielo y Nueva Tierra estarán llenos de florecillas púrpuras y amarillas; rosales sin espinas de todo color y fragancia, lirios, orquídeas, árboles cubiertos de musgo, y cascadas; cañones y montañas y ríos; riachuelos y prados, playas y rompeolas; leones amigables, tigres, y osos; tucanes y peces tropicales; águilas y colibrís coloridos; árboles colmados de duraznos, peras, y ciruelas; toda clase de uva y baya de vid.

¿Y donde dice la Biblia esto?

Tienen razón, la Biblia no dice, pero sí dice que el Creador de todas estas cosas estará ahí.

El Creador de estrellas y lunas y planetas y de atardeceres amarillos, anaranjados, rosados, y púrpuras estará allí. El Creador no solo de mundos, sino soles, cúmulos de estrellas, y galaxias—de las que no hay dos iguales. Vaya, que ni aún ha creado dos copos de nieve idénticos. ¡Estaremos allá!

Puede ser que algunas de las cosas que mencioné no estén ahí, pero si no entonces deben esperar cosas aún mejores en su lugar—no cosas peores.

En el Apocalipsis, Juan dice que seis serafines alados estarán ahí, y que un río de cristal sale del trono y que el río está rodeado por el Árbol de la Vida que produce doce cosechas de fruto y que sus hojas sanan a las naciones de toda enfermedad y dolor.

¿Se imaginan? ¿Qué sabor tendrá el fruto de la vida?

Saben, en la Nueva Tierra vamos a ver a Dios, y Él pondrá Su Nombre en nuestras frentes, y no habrá allí más noche; y no necesitaremos lámparas; ni luz del sol, porque la luz de Dios nos iluminará, y así reinaremos con Él por los siglos de los siglos.

Por eso, no tengan miedo, mi pequeño rebaño, mis pequeños, mis hijitos. Nos veremos pronto, yo estoy bien.

He perdido una vida que no pude conservar, pero fue para obtener una eternidad que jamás podré perder.

Voy a prepararles lugar.

Recuerden siempre que esta despedida es temporal. Nuestra reunión será ¡ETERNA!

Cristo Jesús, el Padre Dios y Su Espíritu están con ustedes.

¡Les amo con todo mi corazón!

¡Hasta Pronto!

Su Papi que les Ama Siempre.

Luisa


Si deseas ayudar a la familia de John con la ola de gastos médicos, lo puedes hacer aquí.

Te pido que sigas orando por ellos!

Respuestas Cortas 11: “La Biblia no Menciona a los Dinosaurios”

.
En esta serie, vamos a desarmar objeciones cortas al Cristianismo/Dios con respuestas cortas.1

OBJECIÓN: “La Biblia no Menciona a los Dinosaurios. Esto es un Error en la Escritura”

RESPUESTA: Esta objeción la podemos despachar prontamente: La Biblia no es un libro de ciencia, es un libro que nos muestra principalmente la forma en que Dios alcanza al hombre y los saca de su situación introduciendose en el mundo en la forma de Cristo para salvarnos. Esto no quiere decir que sea científicamente incorrecta al contrario, pero la Biblia tampoco menciona al rinoceronte blanco o a la ardilla voladora simplemente porque la taxonomía animal no es vital para explicar la condición espiritual humana y el proceso de salvación.

Más aún, la Biblia no especifica la edad de la tierra. Este es un punto de controversia entre muchos cristianos y en verdad no debería serlo. El que la tierra tenga millones de años o unos pocos miles no cambia el hecho de que Jesús Resucitó  y da vida a los que reciben su regalo de salvación por gracia. Por lo tanto, el silencio de la Biblia en cuanto a los dinosaurios no es de ninguna manera preocupante para el cristiano.

 

 

  1. Respuestas Inspiradas por el Apologista Cristiano Douglas Groothuis

Respuestas Cortas 6: “No necesito religión, porque soy buena persona”

.
En esta serie, vamos a desarmar objeciones cortas al Cristianismo/Dios con respuestas cortas.1

OBJECIÓN: “No necesito religión, porque soy buena persona”

RESPUESTA¿Pero bajo que estándar te consideras bueno? Tal vez usando un estándar humano, pero ¿Está tu conciencia completamente limpia? ¿Qué tal si todas la palabras y acciones de tu vida hubiesen sido grabadas y ahora mismo le damos “play” de nuevo a tu película? ¿Las aprobarías todas siendo honesto? El estándar de Jesús es éste: Ama a Dios con todo tu ser y a tu prójimo como a ti mismo. ¿Qué tan bien hemos cumplido con esto–cualquiera de nosotros? Debido a que Dios es santo (perfectamente bondadoso en todos aspectos), no puede ignorar las infracciones de la ley. Todos somos culpables ante los ojos de Dios. Pero El, en Su misericordia, ha hecho provisión para el ser humano al enviar a Jesús al mundo a vivir una vida sin error, a morir una muerte sin igual, y le resucito de la muerte para probar su supremacía. Este Jesucristo nos busca a todos para llamarle Maestro y a recibir perdón incondicional y la vida eterna.

  1. Respuestas Inspiradas por el Apologista Cristiano Douglas Groothuis

Respuestas Cortas 2: “La Iglesia Esta Llena de Hipócritas”

.
En esta serie, vamos a desarmar objeciones cortas al Cristianismo/Dios con respuestas cortas.1

OBJECIÓN: “La Iglesia Esta Llena de Hipócritas”.

RESPUESTA: Esta objeción viene muy cargada de emoción, pero no tiene tracción lógica. Esta afirmación no tiene absolutamente nada que ver con la pregunta clave: ¿Es Verdad el Cristianismo? Y aquí la respuesta se puede responder viendo la resurrección. Si la resurrección de Jesús es verdad entonces el Cristianismo es verdad. Y en verdad ¡existe mucha evidencia de que Jesús Resucito!

El cristianismo mismo enseña en contra de la hipocresía, debido a que Jesús nos dice que veamos primero la viga en nuestro ojo antes de ver la viga ajena (no juzgar siendo hipócritas). El no vivir como nos lo pide la Biblia no es hipocresía; más bien muestra que no llegaremos a ser moralmente perfectos en esta vida. Sin embargo, se nos ha prometido el perdón y una esperanza de perfección moral y espiritual al confiar en la enseñanza Bíblica y la iluminación del Espíritu Santo. El hacer un dictamen contra todo el cristianismo y sus enseñanzas por cómo se comportan sus seguidores comete la falacia genética que consiste en rechazar una enseñanza porque no nos gusta de donde viene o nos caen mal los que la practican y no por sus propios méritos.

  1. Respuestas Inspiradas por el Apologista Cristiano Douglas Groothuis

Podcast-09 Evidencias de la Resurrección parte 2/2

Evidencia Historica de la Resurrección de Jesus – Hechos Minimos. Parte 2/2

En este audio presentamos el argumento de los “Hechos Mínimos” que avalan la Resurrección de Jesus usando material del Dr. Gary Habermas, quien fue mi profesor de cátedra en la universidad de Biola en Junio del 2013.

Link a la Presentación Correspondiente.