¿Por qué el judaísmo se separó del cristianismo? ¿Por qué hay pocos judíos que creen en Jesús ?

PREGUNTA:
Quisiera preguntarle ¿Por qué el judaísmo se separó del cristianismo? ¿Por qué hay pocos judíos que creen en Jesús ?

RESPUESTA:

El tema de separación entre el Judaísmo y Cristianismo es fascinante. El asunto lo toco en mi curso de Historia de la Iglesia cuando vemos la estructura de la iglesia del Siglo I. Ahí analizamos algunas expresiones musicales y el orden del servicio y su eventual separación de la sinagoga:

Te sugiero ver la lección  6 en esta serie: Historia de la Iglesia

En resumen: este fue un proceso paulatino y muy distinto en las diferentes regiones donde el cristianismo ya había echado raíz. En realidad el inicio del cristianismo fue, casi en su totalidad, un fenómeno judío al punto que se le consideraba una secta del judaísmo a la par de los esenios, zelotes, fariseos y saduceos.
Por otro lado, las mismas estructuras Judías eran demasiado rígidas para permitir la libertad que el cristianismo requería por naturaleza (Santa Cena, bautismo, etc), así que lo esperado fue una separación que sucedió paulatinamente. El erudito más eminente en este tema es el Dr. Larry Hurtado, especialista en el cristianismo primitivo.

En cuanto a tu segunda pregunta (¿por qué hay tan pocos judíos que creen en Jesús?): la respuesta la da el mismo Apóstol Pablo: para un judío del siglo I era impensable que el mesías muriera crucificado. Según Deuteronomio, maldito es todo aquel que pende de un madero (Deuteronomio 21:23). Esto lo enfatiza Pablo en Gálatas 3:13.

Sin embargo, Pablo, a diferencia de los demás judíos que no se convirtieron, entendió que

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero),  para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu”. Gálatas 3:13

El mesías esperado por los judíos era una figura política victoriosa que los liberaría de sus opresores terrenales. Al no entender esto, muchos judíos rechazan el sacrifico de Cristo. Sin embargo, también muchos judíos han llegado a creer a lo largo de la historia. Muchos se han convencido, al igual que Pablo, que Cristo fue hecho maldición por nosotros. El justo pagó por los injustos para llevarnos a Dios (1 Pedro 3:18).