REVISIÓN de Libro: Carta a una Nación Cristiana

=Follow/Sigueme=

FacebooktwitterrssyoutubeinstagramFacebooktwitterrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

FacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Revisión del Libro: “Letter to a Christian Nation” (Carta a una Nación Cristiana) de Sam Harris

Por Priscila Fonseca

Me atrevo a decir que diario leemos o escuchamos argumentos contra la existencia de Dios, es más, la mayoría de las veces dejan de ser argumentos y solo son burlas, chistes y memes. Desafortunadamente esto va en crecimiento con el poder de las redes sociales, los memes son transformados en slogans que son repetidos una y otra vez.

            Puse en mis tareas leer al filósofo y neurocientífico Sam Harris, uno de los ateos militantes más seguidos en la actualidad; así que, compré “Letter to a christian nation” (Carta para una nación cristiana). En el fondo esperaba encontrarme con una lectura intelectual que tal vez no podría seguir, para mi sorpresa, me topé con fuertes argumentos emocionales, muchos de ellos meros pretextos para no buscar a Dios.

            De entrada, me da mucha pena admitir que estoy de acuerdo con Sam Harris en algo. Él menciona que la mayor parte de las cartas hostiles que recibe, vienen con un capítulo y versículo. Es decir, son enviadas por cristianos mismos que al ver su fe atacada, deciden responder con la misma moneda. Es triste ver que muchas veces reflejamos el viejo hombre aún. Este es un fuerte llamado de atención sobre nuestra conversión.

            Los problemas comienzan cuando pone a los católico-romanos, cristianos, testigos de Jehová y demás, en el mismo saco. Entonces vamos a estar encontrando argumentos que como cristianos, tampoco apoyamos pues estamos en contra de la doctrina de los Testigos de Jehová, pero, esto nos demuestra que el problema de Harris es contra todo lo que se llame “religioso”, sin importar el estudio de cada religión que ataca, prefirió agruparlos todos y llamarles: cristianos.

            Debo decir que, algo que respeto del libro es la honestidad de Sam Harris en su introducción: “Quisiera reconocer que hay varios puntos en los que estamos de acuerdo ustedes y yo. Estamos de acuerdo, por ejemplo, en que uno de nosotros está en lo correcto y el otro en lo incorrecto. La Biblia es la palabra de Dios o no lo es. Jesús ofrece el único camino de salvación, o no.”  Al menos sabe que tiene un alto porcentaje de estar equivocado.

            El problema de Harris continúa cuando intenta defender “la verdadera moralidad” apelando a que esta está implícita en la forma de adquirir la felicidad. Pero falla miserablemente porque la felicidad es relativa; lo que para un asesino en serie es “felicidad”, para el resto de la población es una “atrocidad”. ¿De dónde provienen los estándares que indican entonces lo que está bien y lo que está mal? Harris no lo sabe. Los cristianos creemos firmemente en que ese estándar es Dios. Dios ES el bien, es nuestra vara de medir ya que Él no cambia. Él es la fuente de la bondad, del amor, del gozo. Si fallamos en tener una fuente inamovible e inagotable, hacemos de la realidad algo subjetivo y entonces lo que para unos es felicidad, para otros no lo será. Lo que para unos “matar bebés” es algo bueno, para otros es algo inaceptable.

            Otra debilidad en la argumentación del autor es que para él, la Biblia es totalmente inaceptable e increíble porque no contiene profecías con fechas exactas. «Uno espera que contenga un pasaje como “En la última mitad del siglo veinte, la humanidad desarrollará un sistema global enlazado de computadoras…y este sistema se llamará Internet”». Wow! Más adelante menciona que tampoco cree en la Biblia porque no contiene problemas matemáticos. Este es un grave problema de lectura, la Biblia no es un libro matemático, es un libro que habla sobre quién creó el universo, sobre el pecado y la forma en que Dios ha obrado para que seamos salvos y estemos nuevamente en Su presencia sin morir. No es un libro de matemáticas, ni es un libro científicamente profético. Además, si en las profecías dadas en la Biblia, se hablara sobre Internet, la gente de ese entonces probablemente hubiera desechado las Escrituras. “¿Internet? ¿De qué está hablando Moisés? ¡Ha perdido la razón!”. No, la Biblia nunca ha tenido el propósito de resolver ecuaciones. Su propósito es conocer a Dios y sabernos en la urgente necesidad de ser salvados por la cruz de Cristo para volver a la presencia del Padre.

            Sam Harris habla sobre el sufrimiento y la terrible noticia de que la Biblia no es verdad pues no contiene la cura para el cáncer.

            Así vamos a estar encontrando argumentos emocionales, problemas con el sufrimiento en el mundo, malinterpretaciones, versículos sacados de contexto…aún así es un libro que recomiendo que lean. No porque sea una buena lectura, sino porque nos motiva a estudiar con diligencia la Palabra de Dios, nos motiva a encontrar formas de responder ante estos argumentos y sobre todo, nos motiva a ejercer el amor al prójimo. Detrás de estos argumentos emocionales, hay un hombre que sufre pero niega su condición. Detrás de esta carta, hay un hombre que no entiende por qué si hay un Dios no hace algo para detener el sufrimiento. Hay un hombre que no reconoce su pecado, hay un hombre que necesita conocer el verdadero Evangelio, que necesita conocer el rostro de Jesús. Tengamos en mente que este hombre, representa a muchos de nuestros vecinos, amigos y familiares.

            Seamos diligentes en el estudio, dejando toda arrogancia al presentar el Evangelio. Seamos obedientes y hagámoslo con el mismo amor y paciencia que Dios nos tuvo en el momento en que nos recibió.

=Follow/Sigueme=

FacebooktwitterrssyoutubeinstagramFacebooktwitterrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

FacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: