Revisión del Libro: 10 Cosas Tontas que Creen los Cristianos Inteligentes

=Follow/Sigueme=

FacebooktwitterrssyoutubeinstagramFacebooktwitterrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

FacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Revisión del Libro: 10 Cosas Tontas que Creen los Cristianos Inteligentes

Por Priscila Fonseca

 

“Pero ¿estoy leyendo bien? ¿Acaso existen en verdad, cosas tontas que creemos los cristianos?” Este fue parte de mi diálogo interno cuando me topé con este libro en la biblioteca. Y para mi sorpresa, la respuesta es sí, y me alegro de que haya sido así.

El autor comienza narrándonos el propósito del libro y cómo es que podemos fácilmente caer en estas famosas leyendas espirituales, que son más cotidianas de lo que imaginamos y que a la larga pueden ser peligrosos para nuestra fe. Al principio podemos impresionarnos por el título, pero una vez que comenzamos a leer el desarrollo que Larry Osborne nos plantea, nos damos cuenta de que estaremos de acuerdo con él, así que prepárense para la aventura de enfrentarse con algunas creencias erradas.

La primera leyenda espiritual es: “La fe lo puede solucionar todo”. Esta es una frase popular, sobre todo en ciertas denominaciones donde se predica el bienestar, donde todo lo bueno es atraído por la gran fe, y si hay problemas es porque se ha tenido poca fe. Ahora, comprendamos que tener fe es vital para nosotros los cristianos, pero ¿hasta qué punto es una fe bíblica? Aquí podremos leer algunos ejemplos de personajes bíblicos cuya fe agradó a Dios, y empieza con Hebreos 11.

Es interesante poder leer este tipo de material porque nos mantiene en la búsqueda bíblica y nos motiva a la retroinspección. No es lo mismo andar por fe en obediencia, que andar por fe al cruzar una carretera con los ojos cerrados. Se trata de no tentar a Dios, se trata de confiar en Él.

La siguiente leyenda es: “Perdonar significa olvidar”. Osborne nos recuerda que perdonar no es una opción, es un deber sagrado. Olvidar es algo un poco más complicado, pues representa una acción que deliberadamente no podemos lograr, no es tan fácil como sacar ese recuerdo de nuestro cerebro y andar por la vida como si nada hubiera pasado. Además, estar constantemente olvidando las ofensas que nos han ocasionado nos restaría crecimiento espiritual; perdonar significa que hemos obedecido por amor a Cristo y hemos puesto atrás la ofensa cometida, después de todo, el consuelo de Dios es mayor que cualquier ofensa. Pero el autor nos lleva más allá al hacernos notar que es importante echarnos una mirada al espejo para darnos cuenta de que nosotros hemos ocasionado ofensas a otros y es por ahí donde debemos comenzar con el tema del perdón, ir a pedirlo.

Los siguientes capítulos abordan las leyendas: “Un hogar piadoso garantiza tener hijos piadosos”; “Todo sucede por alguna razón”.

Uno de mis favoritos es: “Dios tiene un plan detallado para mi vida”. Sí, yo también dije: “¿Esto es tonto?”, pero vale la pena leer cómo desarrolla el tema el autor, ya que conforme leemos, nos damos cuenta de que es cierto, hay una cierta tendencia a pensar que Dios tiene en detalle el plan cuando no es así; Dios permite que algunas cosas sucedan porque tenemos libre albedrío con el cual estamos cayendo en pecados que por supuesto, no son la voluntad de Dios que los cometamos.

Seguimos con “Los cristianos no deberían juzgar”. Creo que esta leyenda también es un gran slogan de los incrédulos, uno de sus favoritos. Tomemos en cuenta que Jesús nunca nos dijo que no lo hiciéramos, en realidad, nos dijo la manera en que debemos hacerlo y lo encontramos en Mateo 7:1-5.

“Permite que tu conciencia te guíe”, otro clásico refrán del mundo. Como cristianos sabemos que la mejor guía que tenemos es el Espíritu Santo ¿y quién es el primer obstáculo para el Espíritu Santo? Nosotros. Nosotros somos la piedra de tropiezo para nuestro propio crecimiento espiritual, precisamente porque muchas ocasiones terminamos cediendo ante la emoción o porque nuestra conciencia está tan cegada que no entendemos que lo que hacemos es un pecado. A veces, confundimos las cosas cuando vemos que el mundo lo hace y es “bien visto”, entonces entramos en una zona oscura y obligamos a nuestra conciencia a pasar por alto la transgresión.

Siguientes leyendas: “Dios nos trae buena suerte”; “Estar en el valle significa haber tomado un rumbo equivocado”. La última es la más complicada de todas, y aunque muchos lo sabemos, nos cuesta mucho trabajo sacar del error a las personas que lo creen: “La gente que muere va a un lugar mejor”. Nos es casi imposible decirle a alguien que su pariente recién fallecido, que nunca aceptó el Evangelio, ahora no está en el cielo. Incomodidad a la vista…pero, no podemos hablar del Evangelio sin mencionar el juicio. Dios es misericordioso, pero también es justo. El autor nos da algunos consejos prácticos para no caer en la repetición o creencia de esta leyenda.

Diez leyendas bien abordadas con un sustento bíblico en el desarrollo que el autor hace. Nos queda un auto examen, un discernimiento y una oración para ser siempre dóciles para ser instruidos. Después de leer este libro, nos queda una latente necesidad de seguir escudriñando nuestras biblias.

A Dios la gloria.

=Follow/Sigueme=

FacebooktwitterrssyoutubeinstagramFacebooktwitterrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

FacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: