¿Inventó Pablo el Cristianismo moderno?

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagramFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

¿Inventó Pablo el Cristianismo moderno?

¿Qué creían los primeros Cristianos?

Por Chris Du-Pond

Una de las ideas más arraigadas en círculos académicos liberales en cuanto al Jesús Histórico es que Pablo fue el inventor del cristianismo como lo conocemos. Argumentan que el Jesús de la historia fue un hombre común y corriente y que Pablo exaltó la figura del Jesús histórico a lo que se convirtió el Cristo de la Fe: exaltado, resucitado y divino.

El Dr. Antonio Piñero, un erudito escéptico Español—especialista en cristianismo primitivo y filología griega de la Universidad Complutense de Madrid—afirma que Jesús

“fue un hombre normal, un judío piadoso, un rabino carismático, profeta, heraldo o anunciador del inminente Reino de Dios, etc., cuya figura fue reinterpretada tras su muerte hasta llegar a su divinización”.1

Para saber si esto es cierto, debemos remontarnos a las creencias más antiguas y más primitivas de los primeros cristianos. Pablo, como sabemos, acepta a Jesús como Mesías, en un encuentro que tuvo camino a Damasco. Esto sucedió entre 1 y 3 años después de la muerte de Jesús.

En este escrito veremos que la creencia de los primeros cristianos—antes de la conversión de Pablo—va a la par con lo que enseñó Pablo. Pablo no inventó nada nuevo. Como veremos, las creencias básicas cristianas ya existían antes de que Pablo entrara en escena. Veamos algunos de estos pasajes pre-paulinos que muestran las creencias cristianas más antiguas:

  • Credo de 1 Corintios 15:3-7.

    Porque yo os entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; que se apareció a Cefas y después a los doce; luego se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría de los cuales viven aún, pero algunos ya duermen; después se apareció a Jacobo, luego a todos los apóstoles”.

Cuando Pablo presenta el reporte aquí de lo que recibió de otros, a saber, que “Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras, y que se apareció….” (1 Co. 15:3-4), se le debe considerar seriamente.

Y los estudiosos realmente lo consideran así también. Más aún, se admite virtualmente con unanimidad que Pablo creía, al menos, haber visto a Jesús resucitado en persona, y eso marca un mundo de diferencia. Así que estamos lidiando aquí con alguien que estuvo muy cerca del inicio, que conoció a los otros Apóstoles, que está repitiendo el evangelio en el que estaban todos de acuerdo y que asimismo enseñaban.

En 1 Corintios 15:11 Pablo afirma que no había distinción si recibían el mensaje de él o de los otros apóstoles, precisamente porque todos ellos estaban predicando lo mismo. Pablo tuvo extremo cuidado—como lo explica en Gálatas 2:2 (otra de las epístolas reconocida unánimemente)—de asegurarse que este fuese el mismo evangelio que los otros apóstoles estaban predicando, tal como los otros lo afirmaron respecto a Pablo justamente cuatro versículos después (Gal. 2:6). Es por esta razón que el eminente profesor C.H. Dodd de la universidad de Cambridge— especialista en estudios neotestamentarios—afirmó lo siguiente:

“Cualquier persona que mantenga la idea de que el Evangelio Cristiano primitivo era fundamentalmente distinto a lo que encontramos en Pablo debe soportar la carga de la prueba”.

Precisamente este es el caso, ya que

“La predicación de Pablo representa una corriente especial de tradición cristiana derivada de la corriente principal en un punto muy cercano a la fuente inicial”.2

En este fragmento, que antecede a Pablo, los primeros creyentes ya enseñaban que la muerte y resurrección de Jesús estaba profetizada y formaba el núcleo de su predicación. Este pasaje también implica la tumba vacía de Jesús como hecho histórico antiguo. Es también vital que la creencia en las apariciones post-mortem de Jesús es de las primeras creencias cristianas y no un invento tardío. Todo esto fue escrito en el año 55 d.C. cuando aún vivían testigos presenciales.


  • Romanos 1:3-4. “…acerca de su Hijo, que nació de la descendencia de David según la carne, y que fue declarado Hijo de Dios con poder, conforme al Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo”.

Este pasaje primitivo es también un credo pre-paulino que muestra que Jesús es Señor, Mesías e Hijo de Dios por medio de la resurrección. Una clara expresión de los elementos del evangelio más antiguo de los primeros creyentes. La resurrección es el elemento clave de este pasaje.


  • 1 Corintios 11:23-26. Porque yo recibí del Señor lo mismo que os he enseñado: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, y después de dar gracias, lo partió y dijo: Esto es mi cuerpo que es para vosotros; haced esto en memoria de mí. De la misma manera tomó también la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto cuantas veces la bebáis en memoria de mí.

Pablo aquí parece estar citando directamente de Lucas 22:19-20 (Y habiendo tomado pan, después de haber dado gracias, lo partió, y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. De la misma manera tomó la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por vosotros). Esto significa que Pablo está citando una tradición con la cual lo cristianos de Corinto ya estaban bien familiarizados (La Santa Cena). Por lo tanto, tal tradición debió estar en circulación antes del año 55 cuando Pablo se la recuerda a los Corintios y ciertamente Pablo no es el originador de la misma.


  • Filipenses 2:6-11. “el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús SE DOBLE TODA RODILLA de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre”.

Es interesante que este pasaje probablemente sea un credo pre-Paulino. Así que, ¡podemos convidar a las llamas la idea de que Pablo fue el inventor de la deidad de Jesús”. Esto es un himno Cristiano muy antiguo, en circulación antes del 60-62 DC (cuando Filipenses fue escrito)3 y probablemente en circulación ya hacia los 50s.4 En este himno, Jesús estaba “en forma de Dios”, tiene “igualdad” con Dios, recibe adoración de “toda lengua”, es “SEÑOR”, y su nombre es mayor que cualquier otro—no solo en la tierra sino en el cielo. Es revelador que Pablo introdujese este material como si no esperase controversia alguna y sin una robusta defensa o explicación. El experto en criristianismo primitivo, Dr. Larry Hurtado dice que este es un pasaje “ampliamente reconocido por eruditos especialistas en orígenes cristianos como uno de los pasajes más importantes que muestra la expresión devocional a Jesús”.5


  • Colosenses 1:15-18. “El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en El fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de El y para El. Y El es antes de todas las cosas, y en El todas las cosas permanecen. El es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia; y El es el principio, el primogénito de entre los muertos, a fin de que El tenga en todo la primacía”.

Este pasaje acentúa el hecho de que Jesús no es un ser creado sino que él mismo es creador y existe antes de todo y es el principio y el fin de todo. Es claro que para los primeros creyentes el evangelio ya incluía la pre-existencia y deidad de Cristo.


  • 1 Timoteo 3:16. “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: El fue manifestado en la carne, vindicado en el Espíritu, contemplado por ángeles, proclamado entre las naciones, creído en el mundo, recibido arriba en gloria”.

Esta formula confesional afirma que Jesús vino en carne (es decir, no existía anteriormente en carne) y el que haya sido contemplado por ángeles lleva implícita su resurrección. Tanto la encarnación como la resurrección y ascensión forman parte de la creencia cristiana más primitiva según este pasaje.


  • 1 Pedro 3:18-22. “Porque también Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne pero vivificado en el espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, quienes en otro tiempo fueron desobedientes cuando la paciencia de Dios esperaba en los días de Noé, durante la construcción del arca, en la cual unos pocos, es decir, ocho personas, fueron salvadas por medio del agua. Y correspondiendo a esto, el bautismo ahora os salva (no quitando la suciedad de la carne, sino como una petición a Dios de una buena conciencia) mediante la resurrección de Jesucristo, quien está a la diestra de Dios, habiendo subido al cielo después de que le habían sido sometidos ángeles, autoridades y potestades”.

Este pasaje afirma claramente que:

  • Jesús murió y que fue justo.
  • Que su muerte es suficiente para perdonar los pecados de los injustos
  • Que aunque estuvo físicamente muerto, su espíritu siguió vivo.
  • Que resucitó, subió al cielo, está a la diestra de Dios y tiene autoridad.

En resumen, la muerte, resurrección y autoridad (deidad) de Cristo (estar a la diestra de Dios) no son inventos tardíos de la iglesia.


  • 1 Juan 4:2. “En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios”.

Esta confesión temprana de la iglesia implica la idea de confianza activa y no sólo afirmación intelectual. La creencia de que Jesús fue un personaje histórico de carne y que vino encomendado por Dios directamente no es un invento paulino.


  • Romanos 10:9,13. “que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo… porque: TODO AQUEL QUE INVOQUE EL NOMBRE DEL SEÑOR SERA SALVO”.

Pablo llama a Jesús “Señor” en el contexto del proceso de salvación por medio de la fe en Cristo. Luego en el versículo 13 cita Joel 2:32, “todo aquél que invoque el nombre del SEÑOR Será salvo”. Pero en lugar de atribuir este proceso de salvación a Yahvé (YHWH), ¡Pablo se lo aplica a Jesús! Esta salvación se basa no sólo en la creencia en Jesús como salvador sino en su resurrección. Este pasaje también es prepaulino e incluye la deidad, muerte y resurrección como fórmula confesional antigua. EL Dr. Gary Habermas indica que esto puede ser una fórmula bautismal de los primeros cristianos.6


  • 1 Tim. 6:13. “Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Cristo Jesús, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato”.

Numerosos estudiosos piensan que la referencia a Poncio Pilato se refiere a la afirmación de Jesús de ser rey. Es notable también que mencione a un personaje histórico como lo fue Pilato. La mención de Poncio Pilato en relación con la crucifixión es una constante en los primeros escritos cristianos. Se ha supuesto que estas palabras fueron tomadas de una confesión litúrgica en la que se profesó la fe cristiana.


  • Romanos 4:25. “[Jesús nuestro Señor] el cual fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación.”

Incluso Bultmann (un teólogo liberal) se refiere a esto como “una declaración que evidentemente había existido antes de Pablo y que se le había transmitido” (Teología del Nuevo Testamento, vol. 1 (Nueva York: Scribner’s, 1951), pág. 82).


  • Lucas 24:34. “decían: ‘Es verdad que el Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón’”.

El Dr. Gary Habermas comenta que el erudito Joachim Jeremias piensa que esta breve mención de Pedro por parte de Lucas es aun anterior a 1 Corintios 15:5, lo que haría de este pasaje uno de los más antiguos, ya que la gran mayoría de los estudiosos sitúan a 1 Cor. 15:3-7 a unos 6 años después de la cruz sino es que varios años antes.7


  • Hechos 2:22-24. “Varones israelitas, escuchad estas palabras: Jesús el Nazareno, varón confirmado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo en medio vuestro a través de El, tal como vosotros mismos sabéis, a éste, entregado por el plan predeterminado y el previo conocimiento de Dios, clavasteis en una cruz por manos de impíos y le matasteis, a quien Dios resucitó, poniendo fin a la agonía de la muerte, puesto que no era posible que El quedara bajo el dominio de ella”.

El Dr. Larry Hurtado incluye este texto entre otros acerca de los que afirma, “Aunque estas narraciones, discursos y oraciones están compuestos por “Lucas”, parecen incorporar afirmaciones muy tradicionales que provienen de círculos cristianos judíos”.8


No solo esto. También tenemos ciertos llamados “Sermones Sumarios” que anteceden a Pablo y contienen afirmaciones de deidad, muerte y resurrección de Jesús como por ejemplo:

  • Hechos 2:32. “A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos”.

  • Hechos 3:15.y disteis muerte al Autor de la vida, al que Dios resucitó de entre los muertos, de lo cual nosotros somos testigos”.

  • Hechos 5:30-32. “El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros habíais matado colgándole en una cruz. A éste Dios exaltó a su diestra como Príncipe y Salvador, para dar arrepentimiento a Israel, y perdón de pecados. Y nosotros somos testigos de estas cosas; y también el Espíritu Santo, el cual Dios ha dado a los que le obedecen”.

Todo esto es sólo una línea de evidencia que muestra que la cristología más antigua de los primeros cristianos es también la cristología más alta. El cristianismo primitivo anterior a Pablo ya incluye la deidad, muerte y resurrección de Jesús como hecho histórico.

Para saber más: Libro Gratis: Gary R. Habermas, Evidencia a Favor del Jesús Histórico: ¿Es el Jesús de la Historia también el Cristo de la Fe?

  1. Antonio Pinero, “Carta programática,” Personal Blog, http://www.tendencias21.net/crist/Carta-programatica_a1.html, (visitada el 7 de Noviembre, 2015).
  2. Fragmento de Gary R. Habermas, Evidencia a favor del Jesús Histórico: ¿Es el Jesús de la Historia el mismo Cristo de la Fe? (Lynchbourg, VA: garyhabermas.com, 2016). Disponible libre de costo en www.garyhabermas.com/evidence1.
  3. Ralph Martin, Worship in the Early Church, (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1975), 24.
  4. Michael J. Wilkins & J.P Moreland eds., Jesus under Fire, (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1995), 41.
  5. Larry Hurtado, How On Earth Did Jesus Become God: Historical Questions About Earliest Devotion to Jesus (Grand Rapids, MI: Eardmans, 2005), 7. Ver también el capítulo completo dedicado a este himno en la misma obra.
  6. Para mayor detalle, ver Gary R. Habermas, The Historical Jesus: Ancient Evidence for the Life of Christ (Joplin, MO: College Press, 1996), pp. 146 y notas al pie de página.
  7. Gary R. Habermas, The Historical Jesus: Ancient Evidence for the Life of Christ (Joplin, MO: College Press, 1996), pp. 149.
  8. Ver Larry Hurtado, Lord Jesus Christ: Devotion to Jesus in Earliest Christianity (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 203), pp. 131.

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagramFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

4 thoughts on “¿Inventó Pablo el Cristianismo moderno?”

  1. Estupendo y muy documentado artículo! Muchas gracias desde España por su gran labor.

  2. Leyendo este post, me vino a la mente el argumento católico de que ellos (los católicos) fueron los primeros cristianos. Afirman que el primer papa fue Pedro ( …y sobre esta piedra edificare mi iglesia) ademas dicen que nosotros los cristianos somos rebeldes igual que lo fue Lutero. Cómo puedo responder a estos argumentos y decirles que nosotros no somos rebeldes, sino que la doctrina del catolicismo no es correcta y por eso se dio la reforma? Donde en la historia puedo comprobar que lo que dicen los católicos acerca de la historia de su iglesia es verdad o mentira? En donde puedo encontrar esta parte de la historia de la iglesia católica, pero que no esté manipulada por ellos mismos, quiero decir, una fuente neutral de información histórica?

  3. Además que Pablo menciona a Pedro darse la mano: y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión.
    Gálatas 2:9

    Y por otro lado Pedro hace mención de Pablo: Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito,
    2 Pedro 3:15

    Esto en señal de unión en mensaje como bien mencionas . muchas gracias por compartir esta valiosa información. Saludos desde México

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: