Jesus – Fuentes Antiguas No Bíblicas: ¿Qué Podemos Saber? Parte 10: Luciano

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagramFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Hemos llegado bastante lejos en esta serie hasta el momento y ahora comenzamos a buscar en las fuentes antiguas gentiles (no judías) no bíblicas que mencionan a Jesús y sus seguidores. La primera fuente que se ajusta a este criterio es de Luciano de Samosata, dramaturgo satírico griego del siglo II de nuestra era.

En su obra La muerte de Peregrino 1, Luciano se propuso satirizar los cristianos, haciendo que se vean ingenuos por sus creencias. En una de esas escenas, él escribe:

Fue entonces cuando se enteró de la tradición maravillosa de los cristianos, mediante la asociación con sus sacerdotes y de los escribas en Palestina. Y-¿de qué otra forma podría ser?- En un instante él hizo que todos parecieran niños, porque él era profeta, líder de culto, jefe de la sinagoga, todo eso, él solo. Él interpretó y explicó algunos de sus libros e incluso compuso muchos, y lo veneraron como a un dios, hizo uso de él como un legislador, y lo sentó como un protector, al lado después de ese otro, para estar seguro, a los que todavía adoran, el hombre que fue crucificado en Palestina porque introdujo este nuevo culto en el mundo.

Entonces a la larga Proteus fue aprehendido por esto y puesto en prisión, que a su vez le dio no poca reputación como un activo para su futura carrera y la charlatanería y la notoriedad de búsqueda de que estaba enamorado de. Bueno, cuando lo habían encarcelado, los cristianos, entendiendo el incidente como una calamidad, no escatimaban ningún esfuerzo para rescatarlo. Entonces, ya que era imposible, cualquier otra forma de atención, se le muestra, no de alguna manera casual, pero con asiduidad, y desde el descanso del día envejecidas viudas y niños huérfanos podían ser vistos esperando cerca de la prisión, mientras que sus oficiales incluso dormían en el interior con él después de sobornar a los guardias. Comidas elaboradas entonces fueron traídas, y los libros sagrados de los suyos fueron leídos en voz alta, y excelente Peregrinus-pues todavía iba por ese nombre-fue llamado por ellos “el nuevo Sócrates.”

De hecho, la gente venía incluso de las ciudades de Asia, enviados por los cristianos a sus expensas comunes, para socorrer y defender y animar al héroe. Muestran una velocidad increíble cada vez que se toma dicha acción pública; pues en poco tiempo se derrochan su todo. Así fue entonces en el caso de Peregrinus; cantidad de dinero le venía de ellos en razón de su encarcelamiento, y no procuró no un poco de los ingresos de la misma. Los pobres desdichados se han convencido a sí mismos, en primer lugar, de que van a ser inmortales y vivir para siempre, en consecuencia de lo cual ellos desprecian la muerte e incluso voluntariamente se dan en custodia; la mayoría de ellos. Además, su primer legislador les convenció de que son todos hermanos entre sí después de que hayan transgredido una vez, para todos en negar los dioses griegos y al adorar a ese sofista crucificado y vivir bajo sus leyes. Por lo tanto desprecian todas las cosas de manera indiscriminada y los consideran propiedad común, recibiendo tales doctrinas tradicionalmente sin ninguna prueba definitiva. Así que si cualquier charlatán y estafador, capaz de sacar provecho de las ocasiones, viene entre ellos, adquiere rápidamente súbita riqueza imponiendo a la gente sencilla….

Él salió de su casa, entonces, por segunda vez, a vagabundear, que posee una amplia fuente de fondos en los cristianos, a través de cuyas ministraciones vivió en la prosperidad sin alear. Durante un tiempo él se enriqueció a sí mismo por lo tanto; pero luego, después de haber transgredido de alguna manera, incluso en contra de ellos-se le vio, creo, comer algunos de los alimentos que les está prohibido, ya no lo aceptaron, y así, estar en una pérdida, pensó que debía cantar una palinodia y exigir sus posesiones de vuelta de a su ciudad. sometiendo una petición, él esperaba recuperarlos por orden del emperador. Entonces, ya que la ciudad envió representantes a oponerse a la petición, no logró nada, pero fue dirigido a cumplir con lo que tenía una vez para siempre determinada, bajo ninguna obligación de cualquier persona. 2

Luciano pinta un cuadro aquí de los primeros cristianos. Eran ingenuos y fáciles de aprovechar. Todo lo que uno tenía que hacer era fingir ser uno de ellos y que eran conocidos por la atención y la ayuda generosa al impostor, incluso hasta el punto de darles dinero y otras necesidades físicas sin mucha discriminación – incluso si el individuo era capaz de sacar provecho de ella.

En esta breve sección, vemos a Luciano tocando varios hechos relacionados con Jesús y los cristianos 3:

  1. Jesús era adorado por los cristianos
  2. Jesús introdujo nuevas enseñanzas a Palestina
  3. El fue crucificado por sus enseñanzas
  4. Los cristianos creían que todos los creyentes eran hermanos
  5. Ellos creen que esta hermandad surgió en el momento en que la conversión toma lugar
  6. Además, esto ocurre después de negar falsos dioses
  7. Estas enseñanzas incluyen adorar a Jesús, y
  8. Vivir de acuerdo a sus leyes
  9. Luciano se refiere a Jesús como un “sabio” que, en un contexto griego sería equivalente a un “hombre sabio” o “filósofo”
  10. Los cristianos eran seguidores de Jesús
  11. Los cristianos creían ellos mismos que eran inmortales
  12. Los cristianos aceptaron las enseñanzas de Jesús por fe
  13. Los cristianos practicaban su fe al prescindir las posesiones materiales
  14. Los cristianos tenían “libros sagrados” los cuales eran frecuentemente leídos
  15. Cuando algo afectada su comunidad, no escatiman sin ningún problema, ningún gasto
  16. Debido a esto, fueron aprovechados por estafadores.

Por Shawn White
Enlace Original
Traducido por Miguel R.
  1. También conocido como el Paso de Peregrino.
  2. Luciano de Samosata, El Paso de Peregrinus, 11-13, 16.
  3. Habermas, Gary R. The Historical Jesus: Ancient Evidence for the Life of Christ. Joplin, MO: College Press Publishing, 2008, 206-207

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagramFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: