La Deidad de Cristo: Una Defensa. Parte 4/6

Esta entrada también está disponible en: Inglés

=Follow/Sigueme=

FacebooktwitterrssyoutubeinstagramFacebooktwitterrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

FacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Jesús Comparte los Nombres de Dios

En esta serie compuesta por 6 escritos, argumentaré, usando solamente datos históricos que incluso los eruditos escépticos aceptarían, que es posible formar un caso acumulativo demostrando que Jesús no sólo se consideró como igual a Dios por sus seguidores y la iglesia primitiva, sino que él mismo afirmó ser divino y actuó consistentemente con tal afirmación. Incluso podemos argumentar que sus enemigos lo acusaron de blasfemia (hacerse igual a Dios, en el contexto Judío) y esto le costó la vida en la cruz.

En el escrito anterior argumenté que Jesús es Dios porque los Atributos de Dios.

En este escrito, seguimos la misma línea, argumentando que Jesús es Dios porque Comparte los Nombres de Dios:

Parte 4. Jesus Comparte los Nombres de Dios

En las narrativas del nacimiento de Jesús (también pasajes de la fuente “Q”), se nos dice que el nombre de “Jesús” significa “Yahweh Salva”. De hecho se le asigna ese nombre porque “salvará al pueblo de sus pecados”. De nuevo, en el contexto judío, solamente Dios tiene la prerrogativa para salvar a la gente del pecado. La iglesia primitiva bautizaba en el nombre de Jesús, como identificación con el mensaje del evangelio (ver el argumento concerniente al credo de 1 de Corintios 15:3-7 en la parte 5 de esta serie) relacionado con la muerte y resurrección de Jesús. Todo esto proviene de fuentes que los eruditos críticos conceden, como lo son 1 Cor. 1:13-15; cf. Rom. 6:3; Gal. 3:27.1 Los sermones pre-Paulinos en Hechos confirman que Jesucristo es “el nombre” bajo el cual la gente recibe perdón de pecados (Hechos 2:38), puede salvar, y que Jesús es la piedra angular rechazada por los hombres pero aprobada por Dios (ver Hechos 4:11-12 como una referencia directa a Salmo 118:22). Todo esto antecede a Pablo pero coincide con el mensaje paulino (Rom. 10:13).

El uso de “Señor” para referirse a Jesús como deidad es bien conocido pero usualmente rechazado por los eruditos escépticos; sin embargo, hay un pasaje “Q” significativo en el que Jesús se refiere a sí mismo como “Señor, Señor” (κύριε κύριε) donde exclama,

“No todo el que me dice, ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos”.2

Y aquí habríamos de preguntar si la doble repetición de “Señor” es un simple recurso retórico o si tiene algún significado adicional. Resulta ser que, “esta doble mención aparece repetidamente en la Septuaginta como traducción del Hebreo ‘Señor YHWH’ [יהוה אדני] (Deut. 3:24; 9:26; 1 Reyes 8:53; Sal. 69:6; Ezequiel. 20:49; Amós 7:2,5) o de ‘YHWH Señor’ [אדני יהוה] (Sal. 109:21; 140:7; 141:8), pero nunca en referencia a alguien más sino a YHWH”.3

Ya argumentamos que Rom. 10:9 está citando el nombre del “Señor” Jesús como referencia directa a “YHWH” en Joel 2:32. Esta misma referencia a Joel aparece en el muy antiguo sermón pre-paulino de Hechos 2:21:

“Y SUCEDERÁ QUE TODO AQUEL QUE INVOQUE EL NOMBRE DEL SEÑOR SERÁ SALVO.”4

Pablo usa el término “kurios” (Señor) profusamente como una referencia a “Yahweh” en textos del Antiguo Testamento.5 Un ejemplo similar e importante ya fue mencionado: Filipenses 2:10. Este pasaje afirma que en el nombre de Jesús “SE DOBLE TODA RODILLA y toda lengua confesará” y pertenece prominentemente a Isaías 45:23. La Septuaginta usa lenguaje similar para eliminar toda duda de que Pablo esta equiparando a Jesús con el nombre de Dios:

“ante Mí se doblará toda rodilla, y toda lengua jurará lealtad” [κάμψει πᾶν γόνυ καὶ ἐξομολογήσεται πᾶσα γλῶσσα].

Comparemos con Filipenses 2:10-11:

“SE DOBLE TODA RODILLA” [πᾶν γόνυ κάμψῃ] y “toda lengua confesará” [καὶ πᾶσα γλῶσσα ἐξομολογήσηται].

Aún sin conocimientos del griego antiguo, es imposible dejar de notar que ambos pasajes usan exactamente las mismas palabras en el Nuevo Testamento y en la Septuaginta. El que aparezcan en orden distinto no altera de ninguna manera el significado.

La conclusión es simple: los pasajes más antiguos e históricos de los primeros seguidores de Cristo equiparan el nombre de Jesús con el nombre de YHWH de forma inequívoca.

En el Siguiente apartado veremos que Jesús comparte los Portentos de Dios.

Continuara…

  1. Ibid., 1371. Kindle.
  2. Esta fuente Q viene de Mat. 7:21-22; Lucas 6:46. Ver también Mat 25:11
  3. Bowman, 1738. Kindle.
  4. De hecho este es el sermón más antiguo que tenemos de Pedro.
  5. Para una revisión detallada de los textos Paulinos, ver Gordon D. Fee, Pauline Christology: An Exegetical-Theological Theological Study (Peabody, MA: Hendrickson, 2007).

=Follow/Sigueme=

FacebooktwitterrssyoutubeinstagramFacebooktwitterrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

FacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: