Respondiendo al Mes del Orgullo con Amor Genuino

=Follow/Sigueme=

FacebooktwitterrssyoutubeinstagramFacebooktwitterrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

FacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Respondiendo al Mes del Orgullo con Amor Genuino

Por Tim Barnett
Traducido por Manuel Mendoza | Editado por Raúl Jaramillo

Enlace original usado con permiso. 

Es el mes del orgullo LGBT. Mientras escribo, hay desfiles del orgullo LGBT y otras festividades sucediendo en América del norte y en el extranjero. Y cada año más y más personas se unen a la celebración. De hecho, muchos cristianos y enteras congregaciones de iglesias están usando esto como una oportunidad para demostrar su amor por la comunidad LGBT.

Desafortunadamente, la mayoría de las personas en nuestra sociedad — incluidas algunas personas cristianas — están confundidas sobre el amor genuino. Ellos mezclan la aceptación y la afirmación con amor. Por lo tanto, las personas que no afirman los valores LGBT, por definición, no tienen amor. Pero esto es claramente erróneo.

Es posible amar verdaderamente a alguien, pero no aceptar y afirmar sus ideas o su comportamiento. Hacemos esto todo el tiempo. Todos tenemos amigos y familiares a los que amamos profundamente aunque no estemos de acuerdo con su conducta o ideas, e incluso a pesar de que nos opongamos a ellas.

Permítanme dar un ejemplo muy personal. Un amigo mío se encuentra en el proceso de divorciarse de su esposa. Sus acciones están teniendo efectos perjudiciales para su esposa y su hija pequeña. Creo que lo que está haciendo está mal; por lo tanto, no puedo apoyar sus acciones. Sin embargo, algunas personas en su vida están apoyando — e incluso celebrando — su decisión.

¿Esto implica que porque no apoyo sus acciones, no lo amo? No lo creo. De hecho, es precisamente porque lo amo a él y a su familia que no puedo apoyar su decisión. Estamos llamados a amar a nuestro prójimo, incluyendo a mi vecino LGBT. Esto no implica únicamente tolerar a la persona. No, es un amor genuino y sincero. El tipo de amor que es amable y gentil, no arrogante ni agresivo.

Deberíamos ser los primeros en defender a la comunidad LGBT contra el maltrato, el abuso y la discriminación injusta. Cada miembro de la comunidad LGBT está hecho a la imagen de Dios. Por lo tanto, cada uno es intrínsecamente valioso y debe tratarse con la máxima dignidad y respeto.  Cualquier cosa menos es perversa. Cualquiera que profesa ser cristiano, pero da la impresión — por sus palabras y acciones — de que Dios no ama a aquellos que se identifican como lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (entre otros) debería de sentirse avergonzado. Permítanme decirlo muy claro, Dios los ama. De hecho, murió por ellos.

Entonces, ¿Qué es el amor verdadero?

Uno Ama al Aborrecer lo que es Malo.

Escribiendo a la iglesia en Roma, Pablo dice,

“El amor sea sincero. Aborrezcan lo malo, aférrense a lo bueno. Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente.” (Romanos 12:9 – 10).

Por favor, no pierdas de vista lo que Pablo está haciendo. Mientras el describe cómo es el amor verdadero, el da un mandato crucial: aborrecer lo que es malo y aferrarse a lo que es bueno.

A primera vista, esta inserción puede parecer fuera de lugar, pero no lo es. Necesitamos que se nos recuerde (incluso que se nos ordene) que el amor verdadero hace algo más que simplemente no celebrar ni afirmar la maldad. Todos tenemos la inclinación de aceptar el pecado en lugar de aborrecerlo. Y es esa aceptación que se defiende erróneamente como amor.

Por ejemplo, algunos cristianos en Corintio estaban orgullosos de su aceptación de una pareja que practicaba el pecado sexual. No aborrecieron esta conducta pecaminosa; la aceptaron. Más que eso, se jactaban de ser tolerantes (1 Cor. 5:6). ¿Le suena esto familiar? Debería. Esta es la postura de muchas iglesias hoy en día.

Ahora analiza la respuesta de Pablo. Cuando descubrió su inmoralidad sexual, él no la aceptó; la aborreció. Pablo escribe,

“Yo, por mi parte, aunque no estoy físicamente entre ustedes, sí estoy presente en espíritu, y ya he juzgado, como si estuviera presente, al que cometió este pecado.” (1 Cor. 5:3).

¿Y cuál fue su motivación? Él hizo esto para que pudieran “ser salvos en el día del Señor Jesús” (1 Cor. 5:5). Pablo fue un modelo en cuanto a mostrar amor verdadero en el contexto de juzgar correctamente. 1

Pablo reitera este punto a la iglesia de los Corintios unos cuantos capítulos más adelante. Él dice. “el amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.” (1 Cor. 13:6). El amor genuino nunca debe celebrar la maldad. No asiste a desfiles donde se celebre la maldad. No agita banderas para animar y apoyar la maldad. Por el contrario, la evita y se aflige a causa de la maldad.

Uno Ama al Apegarse a lo que es Bueno.

El verdadero amor no apoya ni celebra la maldad. Más bien, se apega a lo que es bueno. Esto no es algo fácil de hacer. La cultura está trabajando arduamente para alejarnos de lo que es bueno. Y no se detendrá con una simple aceptación del mal. No, la cultura exige que la celebres. Y si no lo haces, irónicamente, serás llamado intolerante y dirán que eres una persona sin amor. Existe un precio a pagar por permanecer firme a favor de lo que es bueno, hermoso y verdadero. Pero también hay una recompensa. El apóstol Pedro escribe:

“Queridos hermanos, no se extrañen del fuego de la prueba que están soportando, como si fuera algo insólito. Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también sea inmensa su alegría cuando se revele la gloria de Cristo. Dichosos ustedes si los insultan por causa del nombre de Cristo, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre ustedes.” (1 Pedro 4:12-14)

En un mundo dañado por el pecado, nunca será popular el aborrecer el mal y aferrarse a lo que es bueno. Pero esto es lo que exige el amor verdadero. Cualquier cosa menos es un amor falso porque comunica al mundo que el pecado no es un problema y que el arrepentimiento no es necesario.

Este mes, mientras el mundo celebra el orgullo LGBT, elige amar a tu vecino LGBT siendo una luz para el mundo. Como un acto de amor, haz algo amable por ellos. Invítalos a cenar. Llévalos a ver una película o a un evento deportivo. Ríanse juntos. Dedica tiempo para conocerse mutuamente. Pero no comprometas tus convicciones.

Jesús fue el modelo perfecto de esto.

¿Qué hizo Jesus?

 Jesús amaba a los pecadores. Esta es una buena noticia porque todos hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios. Muy a menudo Jesús pasaba tiempo con los pecadores, pero él siempre los llamaba al arrepentimiento.

“Mientras Jesús estaba comiendo en casa de Mateo, muchos recaudadores de impuestos y pecadores llegaron y comieron con él y sus discípulos. Cuando los fariseos vieron esto, les preguntaron a sus discípulos: — ¿Por qué come su maestro con recaudadores de impuestos y con pecadores?

Al oír esto, Jesús les contestó:

—No son los sanos los que necesitan médico, sino los enfermos. Pero vayan y aprendan qué significa esto: “Lo que pido de ustedes es misericordia y no sacrificios”. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores”.

Jesús (la persona más amorosa que jamás vivió) no reafirmó a las personas en su pecado. En lugar de eso, llamó a personas a las que amaba al arrepentimiento de su pecado.  Jesús nos ama tal y como somos. Pero no quiere dejarnos donde estamos. Él quiere que nosotros, todos nosotros, nos arrepintamos. Así es como funciona el amor verdadero.

A veces necesitamos que nos recuerden las verdades simples, espirituales y fundamentales. Cuando sientas que el mundo trata de jalarte, recuerda que debes de aborrecer lo malo, seguir lo bueno, y luego sal al mundo y se un imitador de Cristo.

 

 __________________________

 

  1. Estoy consciente de que este texto se refiere específicamente a los creyentes. Pero el principio de que el amor sincero no afirme ni celebre el pecado se aplica universalmente.

=Follow/Sigueme=

FacebooktwitterrssyoutubeinstagramFacebooktwitterrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

FacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: