¿Han Sido los Evangelios Contaminados con Mitos y Leyendas?

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagramFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Hace unos días tuve una conversación con un escéptico que afirma que los evangelios son documentos contaminados con “mitos,” “redacciones en etapas” (tres etapas al menos) que han sido “adaptados, editados o reelaborados” para ajustar las necesidades del cristianismo en ese momento y que su forma final nos llega hacia “mediados” del siglo II. Esta persona cita lo que él llama “eruditos contemporáneos” que afirman que Juan se elaboró en “capas redaccionales.” Entre ellos menciona a “Rudolph Bultmann, Dodd, Brown, Schnackenburg, R. T. Fortna, Boismard, Lamouille,” etc…

¿Qué respuesta podemos darle al escéptico cuyo pensamiento se mueve en estas líneas que consideran los evangelios como corrupciones mitológicas y al mismo tiempo afirme que Jesus probablemente existió pero fue un hombre comun?

Desempaquemos esta objeción:

Cuando uno se familiariza con esta objeción y analizando la historia del los eruditos neotestamentarios y la búsqueda del “Jesus Histórico” nos podemos dar cuenta que el escéptico parece adherirse a los teólogos que desarrollaron—a principios y mediados del siglo XX—la escuela de interpretación llamada “Historia de las Formas.”

Pero ¿qué es esto de la “Historia de las Formas?” Este concepto fue popularizado por Bultmann y otros eruditos alemanes del siglo pasado, del alemán “Formgeschichte” o “Form Criticism” en inglés. Esta idea surge del híper-escepticismo de moda en el siglo 18 y 19 en la época en que los críticos tacharon los trabajos de Tácito y Plinio como falsificaciones usando las mismas técnicas! Los eruditos modernos en el área de escritos Greco-romanos antiguos han abandonado totalmente este tipo de ridiculez. Desafortunadamente lo mismo no ha sucedido en estudios neotestamentarios. Filosóficamente hablando, el pensamiento Bultmanniano se puede rastrear al existencialismo que enfatiza la experiencia personal interpretativa, que es precisamente la forma INCORRECTA de analizar el género de Juan y los evangelios sinópticos (que más bien pertenecen al género de “bioi” o biografía grecorromana).

En realidad las “capas” que estos eruditos supuestamente encontraron como unidades de tradición oral no eran más que las marcas distintivas del género “bioi” (biografía greco-romana antigua).

Para que los amables lectores de este escrito tengan una mejor idea (ya que los escépticos rara vez producen evidencia para soportar sus declaraciones) voy proporcionar un ejemplo del tipo de interpretación usando la escuela de Formgeschichte usando el evangelio de Marcos.

Marcos 11:15-19 Vinieron, pues, a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; 16  y no consentía que nadie atravesase el templo llevando utensilio alguno. 17  Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones? Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones. 18  Y lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo matarle; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba admirado de su doctrina. 19 Pero al llegar la noche, Jesús salió de la ciudad.

Bultmann aquí considera que hay 3 “capas” en el texto: afirma 15b-17 como “original” y el resto como “ediciones posteriores” argumentado que 17 no es un “clímax adecuado” para la historia porque parece estar dirigido a los “judíos en general” y no a los mercaderes del templo. Entonces Bultmann empieza aquí a ver “moros con tranchetes” y conspiraciones donde no las hay. ¿Suena familiar?

Antes de analizar los problemas en general con el Formgeschichte, analicemos este texto en su contexto y tomando en cuenta las referencias al Antiguo Testamento a las que alude:

Jesús, como Judío, seguramente estaba siguiendo la ley levítica de 14:34-53 para evitar “contaminación con plagas” en recintos judíos. Los pasos eran 1) quitar todos los utensilios contaminados (ver v. 15 en Marcos); 2) evitar que objetos contaminados entren en la casa (la acción en v. 16), 3) la destrucción de los muebles (v 15 de nuevo) 4) Desmantelar la casa piedra por piedra (la profecía del discurso olivético de que no quedaría “piedra sobre piedra”).

Ahora, ¿cómo entra el v. 17 en contexto? Sucede que en aquel tiempo, el Templo guardaba un arca de tesoro (que por cierto fue saqueado por Pilato para construir un acueducto. Ver la obra de Flavio Josefo, Antigüedades 18.3.2), y se colectaban tributos para mantenerla. Este sistema obviamente era una razón de descontento para la gente más pobre (que venía de todas partes del “mundo”) porque no podían entrar a ofrecer sacrificios si no tenían dinero. Aquí es donde encaja el verso 17 perfectamente ya que Jesús esta citando Isaías 56:7 y Jeremías 7:11. Al igual que Jeremías, Jesús está condenando a los que oprimen a los pobres usando el templo como talismán. Igualmente Isaías 56:7 se da en contexto de ministerio de benevolencia hacia la “escoria” social que va conforme al ministerio general de Jesús de sanar a los inválidos y oprimidos.

En resumidas cuentas, el tipo de interpretación Formgeschichte/Bultmanniano falla irremediablemente en las siguientes áreas:

1)      Mezcla arbitrariamente una clasificación literaria de textos con perjuicios naturalistas. Es decir, se basa en el pensamiento erróneo de que “escritos más simples son antiguos y los complejos son más modernos.” Esto es una posición filosófica, no un análisis honesto del texto. Más aun, Bultmann afirmaba que los evangelios son documentos basados en la fe y por eso no podemos confiar en ellos históricamente. Esto es una posición a-priori que ignora contexto, ignora herramientas de historiografía como disimilitud, uso de formas arameas, testimonio vergonzoso, testimonio ocular, etc., e ignora arqueología y criticismo textual.

2)      Le aplica anacronismos a los textos antiguos asumiendo valores y términos modernos. Bultmann libremente aplicaba anacronismos al los evangelios para “demostrar” que habían sido influenciados por Gnosticismo y mito, pero históricamente no explica nada. Para aclarar, esto es a lo que me refiero con anacronismo: “Error que consiste en suponer acaecido un hecho antes o después del tiempo en que sucedió, y, por ext., incongruencia que resulta de presentar algo como propio de una época a la que no corresponde.” (Diccionario de la real academia). Los evangelios tienen que ser interpretados como lo que son: biografías antiguas y no imponiendo nuestras presuposiciones modernas.

3)      Butlmann (al igual que Antonio Piñero y el “Seminario de Jesús”) tenía tal fijación de descartar el Nuevo Testamento como escritos contaminados con mitos (debido a sus prejuicios contra todo lo milagroso) que no hace más que imponer sus mitos modernos al texto con su interpretación personal. Aquí, el problema es que estos intérpretes comienzan asumiendo que el género del texto es mito folclórico y lo tratan de interpretar como tal. Así que empiezan analizando los textos con la presuposición filosófica de que están contaminados con mitos y los tienen que exorcizar de impurezas en vez de dejar que el texto hable por si mismo aplicando historiografía.

4)      El escéptico ignora papirología, criticismo textual y estudio de manuscritos bíblicos antiguos. El afirmar que el evangelio de Juan, por ejemplo, se completo en el Siglo II en la forma en que lo tenemos (corrupto o no) es un gran error que refleja la ignorancia del escéptico. Evidencia de esto es el papiro P52. Este Papiro data de entre el año 100-130 d.C.! Este es un papiro de segunda o tercera generación como máximo. El original forzosamente es anterior.

Aquí me gustaría hacer un paréntesis, ya que es muy posible que tengamos pronto un fragmento de Marcos del siglo I. Espero que esto sea publicado formalmente pronto (seguramente este año). Aquí hay información preliminar de este suceso anunciado apenas en el 2012: http://www.dts.edu/read/wallace-new-testament-manscript-first-century/. Si este papiro es en realidad del siglo primero entonces la declaración de que el NT fue redactado en el siglo segundo puede ser permanentemente convidada a las flamas.

Más aun, contamos con los Papiros P66 y P75 de aprox. 200 d.C. que atestiguan de la autoridad de Juan y no tenemos NUNGUN papiro que afirme autoridad aparte de Juan.  Ya que estos dos papiros NO provienen de la misma línea o geografía, se deduce que la tradición de Juan como autor se remonta a tres o cuatro generaciones de copiado. Si esto fuera poco, el Codex B y P75 no son ancestros directos lo que indica una tradición TEXTUAL y ESCRITA de Juan como el autor que va por lo menos 2 generaciones antes de P75. También es el caso que los evangelios sinópticos se escribieron antes del año 70 d.C.

5)      El Esceptico ignora el hecho que existe una línea directa de testimonio en JesusßJuanßPolicarpoßIreneo Que muy posiblemente confirma la autoridad de Juan como el autor y un caso similar puede hacerse para los demás evangelios.

La realidad es que existen por lo menos 59 detalles historiográficos y arqueológicos en el libro de Juan y muchos otros datos históricos han sido corroborados en los evangelios y el libro de Hechos que sugieren que los evangelios se basan en testimonio ocular. También los escritos de Pablo corroboran la datación temprana de los evangelios.

Podemos concluir que hasta ahora el escéptico solo ha mostrado su posición filosófica anti-cristiana sostenida por castillos de arena basada en la muy refutada escuela alemana del Formgeschichte.

Acerca de este pensamiento “Bultmanniano” y específicamente del comentario al libro de Juan de Bultmann, Richard Bauckham escribe:

“Prácticamente toda variante de la llamada “Historia de las Formas” y sus construcciones han sido cuestionadas y rechazadas por la mayoría de los eruditos. Muchas de estas formas de criticismo bíblico se fundaban en el estudio de la tradición oral de la cual hoy día tenemos mucha mejor información en cuanto a su funcionamiento.”

Bauckham, Richard (2013-09-25). Jesus and the Eyewitnesses (p. 246).

 

=Follow/Sigueme=

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagramFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagram

=Share/Comparte=

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

6 thoughts on “¿Han Sido los Evangelios Contaminados con Mitos y Leyendas?”

      • Hola Chris, un escéptico en youtube dijo lo siguiente: En la copia más antigua del Evangelio de Marcos se dice que las palabras del Espíritu fueron: “Tú eres mi Hijo amado; hoy te he engendrado” (sacado del Salmo 2:7); sin embargo, los escribas eliminaron el “hoy te he engendrado” y lo sustituyeron por: “en ti me he complacido” (Marcos 1:9-11). Por otro lado, en la copia más antigua del Evangelio de Marcos se dice que el espíritu descendió “dentro” (εις) de Jesús; Mateo y Lucas (y los escribas que realizaron las siguientes copias del Evangelio de Marcos) lo modificaron para que entonces se expresara que el espíritu había descendido “sobre” (εν) Jesús. Que le responderías. Gracias. Pd lo saque de aquí https://www.youtube.com/watch?v=oqXK4m_yVKI

        • Hola Chris, no sé porque no respondes mis mensajes, pero bueno, me las tuve que arreglar sólo, en el libro de Bart Ehrman Jesús no dijo eso, dice que en UNA de las copias antiguas de Lucas se dice que “hoy te he engendrado” y no en Marcos. Por otro lado lo de dentro, tengo dos interlineales griego-español, uno de Francisco La Cueva y otro de las sociedades bíblicas unidas y la palabra griega que el ateo de internet dice que significa dentro εις también según los dos interlineales significa HACIA y la palabra griega que el ateo dice que significa sobre εν no esta en los interlineales ni en la netbible de internet la palabra en realidad es ἐπ “sobre”. Un saludo Chris.

  1. Hola Chris con respecto al artículo de que no manuscritos del siglo 1, sí que hay, según wikipedia dice esto: La hipótesis de la datación temprana recibió un impulso importante cuando el erudito español Josep O’Callaghan Martínez afirmó que el papiro 7Q5, un manuscrito descubierto en Qumrán, era un fragmento del Evangelio de Marcos. De ser cierta esta hipótesis, existirían secciones escritas del Evangelio de Marcos que podrían ser anteriores al año 50, es decir, apenas posteriores a la muerte de Jesús. Esto significaría un revés para las hipótesis de quienes sostienen que los Evangelios canónicos fueron redactados tardíamente, incluso después del siglo II, y para quienes consideran que los relatos evangélicos sobre Jesús son míticos. Muchos exégetas (entre ellos Kurt Aland, Bruce Metzger, Joseph Fitzmyer, o el qumranólogo Julio Trebolle) rechazaron la hipótesis de O’Callaghan de que el papiro se corresponda con el texto del Evangelio de Marcos, y con ellos otros autores que revisaron el tema.17​ 18​ Sin embargo, la crítica no fue unánime: el académico alemán Carsten Peter Thiede, reconocido por sus investigaciones de los rollos del Mar Muerto, respaldó la interpretación de O’Callaghan en su libro The Earliest Gospel Manuscript? de 1982. Por otra parte, la identificación del papiro 7Q5 es propia del campo de la papirología -al tratarse del residuo físico de un papiro- y no de la exégesis bíblica, aunque su identificación tenga repercusiones en la interpretación de las Sagradas Escrituras. Y en el campo de la papirología, la tendencia es totalmente contraria, pues la identificación del 7Q5 con el Evangelio de Marcos cuenta con el respaldo de las máximas autoridades papirológicas: la profesora Orsolina Montevecchi (presidenta de la Asociación Internacional de Papirología), el profesor Sergio Daris (papirólogo de la Universidad de Trieste), y el profesor Herbert Hunger (director de la colección de papiros de la Biblioteca Nacional austríaca, y profesor emérito de papirología en la Universidad de Viena), entre otros. Herbert Hunger declaró: «No soy religioso, ni soy biblista; soy científico. Y como científico puedo decir que, desde el punto de vista estrictamente papirológico, no hay debate posible: O´Callaghan tiene razón»19​ A esto se sumaron positivamente las pruebas matemática e informática (programa Ibycus) (ver en artículo asociado: Papiro 7Q5). No obstante, el hecho de que estos fragmentos de papiro sean excesivamente pequeños y sea, por tanto, necesaria una larga tarea de reconstrucción, hace que la mayoría de estudiosos actuales vean la teoría de O’Callaghan con escepticismo.20​ https://es.wikipedia.org/wiki/Evangelio_de_Marcos . Saludos Chris.

    • Tengo un libro de editorial Clie, como llegó la Biblia hasta nosotros por varios autores, entre ellos un artículo sobre el papiro 7Q5, que dicen que es Genuino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: